1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Reñidas elecciones en Nigeria

Nigeria completó la votación de sus elecciones presidenciales y legislativas. Las primeras encuestas a pie de urna dan la victoria al opositor Muhammadu Buhari.

Un grupo de simpatizantes de la alianza opositora denominada APC se manifestó en Port Harcourt contra una presunta manipulación en el estado de Rivers.

Un grupo de simpatizantes de la alianza opositora denominada APC se manifestó en Port Harcourt contra una presunta manipulación en el estado de Rivers.

Luego de que los fallos del sistema electrónico de acreditación y la violencia obligaran al retraso en 300 colegios electorales, los nigerianos que no pudieron votar el sábado acudieron este domingo (29.03.2015) de nuevo a sus colegios electorales. Encaraban así las acciones intimidatorias del grupo yihadista Boko Haram, que irrumpió el sábado con una oleada de ataques terroristas en varios centro de votación, terminando con la vida de al menos 7 personas que hacían cola para votar en el estado norteño de Gombe.

La victoria en estas elecciones, las más reñidas en la historia de Nigeria, se la disputan el actual presidente Goodluck Jonathan, de confesión cristiana -religión predominante el sur, pero minoritaria en el país- y el musulmán y líder de la oposición Muhammadu Buhari, que se presenta por cuarta vez. El resultado de las primeras encuestas a pie de urna que publicaron los medios locales daban la victoria a Buhari. Ahora, la mayor potencia económica del continente espera expectante a que la Comisión Electoral Nacional Independiente de Nigeria (INEC), que ya ha empezado con el recuento de los votos, anuncie los resultados finales, que se conocerán previsiblemente este lunes.

Las primeras encuestas a pie de urna que publicaron los medios locales dan la victoria a Buhari.

Las primeras encuestas a pie de urna que publicaron los medios locales daban la victoria a Buhari.

Más tensión

El retraso provocado por el fallo de los lectores de “tarjetas de votos” y huellas dactilares, incorporados para evitar el fraude electoral, ha aumentado el clima de tensión entre los principales candidatos, que se comprometieron esta misma semana a aceptar los resultados de los comicios. Así, por ejemplo, la alianza opositora Congreso de Todos los Progresistas (APC, por sus siglas en inglés) rechazó enérgicamente los resultados del sureño estado de Rivers, incluso antes de que fueran anunciados oficialmente. APC acusó a los partidarios del presidente Goodluck Jonathan de estar detrás de la muerte de adherentes y denunció el proceso electoral en ese lugar como una "vergüenza" y un montaje.

"Siempre hemos dicho que vamos a aceptar el resultado de unas elecciones libres, justas y transparentes", recordó el portavoz de la APC, Alhaji Lai Mohammed, en un comunicado. "Sin embargo, lo que no aceptaremos -y estamos seguros de que los nigerianos tampoco lo harán- es cualquier intento de reescribir los resultados y frustrar la voluntad del pueblo", advirtió. En el mismo estado de Rivers, en la ciudad de Emohua, la sede de la Comisión Electoral Nacional Independiente de Nigeria (INEC) fue atacada por un grupo de desconocidos, según el diario The Vanguard. Por su parte, el gubernamental PDP, calificó el retraso de las votaciones por parte de la comisión electoral como "una vergüenza nacional".

Nigeria tiene un largo historial de comicios amañados que han derivado en olas de violencia como la ocurrida en 2011, en la que murieron 800 personas. Por eso, un gran número de observadores internacionales procedentes de la Unión Europea, Estados Unidos o la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) han vigilado de cerca estos comicios. "A juzgar por el orden exhibido por los votantes, es evidente que el electorado nigeriano está comprometido con el fortalecimiento de la democracia en su país", dijo el jefe de la Misión de Observación Electoral (MOE) de la CEDEAO, John Kufuor. Estas elecciones presidenciales, que debían celebrarse el pasado 14 de febrero, fueron aplazadas hasta ahora, según el Gobierno, para tratar de garantizar la seguridad de los ciudadanos.

RML (efe, Reuters)