1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Rabioso rosa

Julián Hernández participa por tercera vez en la sección Panorama de la Berlinale con un film de temática gay: ''Rabioso Sol, rabioso cielo''. DW-WORLD conversó con el realizador mexicano.

default

Escena de "Rabioso sol, rabioso cielo".

Un homosexual deambula durante una semana por la Ciudad de México buscando a alguien que le ayude a desentrañar el secreto que se esconde en una carta de despedida dejada por un amante de dos días. Julián Henández, director y guionista, se basó en la vida del controvertido director de cine alemán Fassbinder, quien tuvo una relación con un hombre que sufrió los experimentos de la genética nazi y que fue más tarde encontrado muerto en el departamento de Fassbinder con una carta dirigida a su amado.

Esa era la trama de su ópera prima “Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor”, con la que el realizador mexicano Hernández estuvo en la Berlinale en el 2003 y ganó el premio Teddy al mejor largometraje de cine homosexual. Luego vendría “Cielo dividido”, una historia de amor apasionado entre dos universitarios homosexuales en la Ciudad de México, que también estuvo en la Berlinale, el 2006, con gran éxito.

Ahora corre el año 2009 y Hernández lo ha logrado nuevamente con “Rabioso Sol y Rabioso Cielo”. Una historia de amor entre hombres en la que la muerte no es ninguna barrera para amarse más allá del espacio o del tiempo, e incluso para poder alcanzar la felicidad absoluta y eterna. Los hombres lograrán finalmente convertirse en semillas y florecerá de ahí un bosque de cipreses y pinos mientras que su esencia se transmutará en algo líquido que flotará en un lago para siempre.

DW-WORLD: Anteriormente ya habías estado en la Berlinale con tus producciones en el 2003 y en el 2006. ¿ Qué te parece estar por tercera vez en Berlín ? ¿ A qué crees se deba tu rotundo éxito en este festival ?

Julian Hernadez

Julián Hernández, por tercera vez en la Berlinale.

Julián Hernández: Volver a la Berlinale por tercera vez, con mi tercera película, resulta muy alentador. Durante todo el tiempo en que postprodujimos la cinta estuve muy angustiado, pues no sabía cómo sería el resultado después de su presentación.

En el 2003 significó el reconocimiento de diez años de trabajo en México. Ahora, 6 años más tarde, sigue siendo un aliento que el estreno de la película sea en un festival como el de Berlín, porque de entrada le asegura a la producción una cierta calidad. Además la vuelve material interesante para distribuidores y compradores.

En lo personal me siento quizás más angustiado que la primera vez, porque la película es más larga y está filmada en blanco y negro.

¿ Rabioso sol, rabioso cielo” está dirigida sólo al público gay o es para todo espectador?

“Rabioso sol, Rabioso cielo” es una película dirigida a todo el público, de todas las edades y sin importar su credo, preferencia sexual o política. Esto puede sonar a burla o a chascarrillo, pero en realidad creo que las películas se hacen para que las vea todo el público, el mayor posible. En este caso, sí está dirigida a alguien en particular, al público atento que esté deseoso de participar y de ser tomado en cuenta en un discurso cinematográfico que lo tiene a él como principal elemento.

En tus filmes anteriores, “Cielo dividido” y “Mil nubes” también abordaste la temática gay, así como lo haces ahora con tu actual “Rabioso sol”... ¿ Por qué?

Creo que no hago peliculas gays. Esto no es una forma de exculparme o de sugerir que no hago las películas que hago. Mis filmes tienen personajes homosexuales pero no son películas gays. No lo son en tanto lo gay puede reconocerse ya como un género con características propias e identificables. Pienso que mis películas no lo son. Creo, eso sí, que abordan de manera diferente un asunto relacionado con la temática gay, pero no sólo con ella, y ese asunto es el amor.

¿ De dónde nace la idea de hacer “Rabioso sol, Rabioso cielo”?

“Rabioso...” surge de un guión de un cortometraje que escribí en el 2000 y que estaba inspirado en diferentes fuentes, entre ellas películas de Murnau, Pasolini, Visconti, ... y textos literarios como el poema de Gilgamesh, “Las mil y una noches”, la obra de Marguerite Duras, etc. y cuyo tema principal era "el sacrifio por amor"

¿ Por qué en tu film los protagonistas deben morir para alcanzar la felicidad eterna? ¿ Te inspiraste además en los relatos de la mitología griega?

Ésta es sin duda una idea fruto de la educación judeo-cristiana y de nuestra formación en el melodrama latinoamericano, en especial el mexicano, y que tiene que ver precisamente con que el amor sólo es posible mediante el sacrificio. Tienes razón al mencionar la mitología griega. Yo reconozco como referente la mitologia Huichol, pero finalmente todas las mitologías tienen puntos en común y creo de alguna forma, y quizás sin que yo me lo haya propuesto, están presentes en la película.

Seis películas mexicanas en la Berlinale... ¡siga leyendo!

DW recomienda