Raúl y Fidel Castro se reúnen con Benedicto XVI | América Latina | DW | 28.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Raúl y Fidel Castro se reúnen con Benedicto XVI

Benedicto XVI se reunió hoy en La Habana con el presidente cubano, Raúl Castro, aunque no trascendieron informaciones sobre el contenido del encuentro. Fidel Castro anunció que también se reunirá con el sumo pontífice.

Benedicto XVI celebra hoy miércoles una misa al aire libre en la Plaza de la Revolución de La Habana como acto final de su visita a Cuba. Luego viajará de regreso a Roma.

También Fidel Castro se reunirá hoy con el papa Benedicto XVI en la Habana, según anunció el propio expresidente cubano en un artículo publicado en medios locales.

En una nueva "reflexión" publicada en la noche del martes en el portal oficialista Cubadebate, Castro señaló que ha pedido una reunión a Benedicto XVI, de visita hasta hoy en Cuba.

"Decidí (....) solicitarle unos minutos de su muy ocupado tiempo cuando conocí por boca de nuestro canciller Bruno Rodríguez que a él le agradaría ese modesto y sencillo contacto", indicó.

"Gustosamente saludaré mañana miércoles a Su Excelencia el Papa Benedicto XVI, como lo hice con Juan Pablo II", dijo también el histórico líder cubano, retirado de la vida política desde 2006.

Ni el Vaticano ni el gobierno cubano habían confirmado hasta ahora la reunión entre Castro y Joseph Ratzinger, barajada únicamente como posible. Aunque ya no ocupa ningún cargo oficial, el ex president cubano suele recibir a menudo a altos visitantes extranjeros en su residencia en La Habana.

Reunión con Fidel Castro, no prevista

Según fuentes eclesiásticas cubanas, Benedicto XVI no tenía hasta hace unas semanas previsto en su programa oficial reunirse con Fidel Castro, ya que la "visita de cortesía" es sólo al actual presidente, Raúl Castro.

Fidel Castro no especificó en su texto en qué marco tendrá lugar el encuentro. El papa, de visita desde el lunes en la isla caribeña, celebrará mañana una misa al aire libre en la Plaza de la Revolución de La Habana antes de emprender el viaje de regreso a Roma.

Benedicto se reunió en la tarde del martes con Raúl Castro en la capital. Las conversaciones sobre asuntos bilaterales en la Santa Sede y el gobierno cubano fueron "cordiales y distendidas", según informaciones de la televisión cubana, que no dio más detalles sobre el encuentro.

Raúl Castro y el papa se mostraron después en público en las escalinatas del Palacio de la Revolución de La Habana, la sede del gobierno.

Benedicto XVI realiza desde el martes una visita pastoral a la isla, la segunda de un pontífice católico tras la histórica llegada de Juan Pablo II en 1998.

La visita del papa ha despertado expectativas tanto dentro como fuera de la isla. Sectores de la oposición interna y del exilio cubano esperan que su presencia impulse un proceso de cambios sociales y políticos en la isla.

Benedicto XVI: “Construcción de una sociedad abierta”

El propio Benedicto llamó en sus primeros mensajes públicos en Cuba a la "construcción de una sociedad abierta" en la isla, en palabras interpretadas por muchos en clave política. En el avión que lo llevaba a México el pasado viernes, el papa habló también de la necesidad de buscar alternativas al modelo marxista en Cuba.

El gobierno cubano, sin embargo, ha subrayado claramente estos días que no se realizarán cambios políticos en la isla.

"No habrá cambios políticos en Cuba, pero actualizaremos todo lo necesario del modelo económico", aseguró este martes el vicepresidente del Consejo de Estado Marino Murillo ante periodistas extranjeros que cubren la visita del papa en la isla.

El ministro, responsable de la actual política de aperture económica en Cuba con elementos de mercado, no había comparecido hasta ahora a dar declaraciones públicas sobre el proceso de la llamada "actualización" económica.

También Raúl Castro defendió enérgicamente el modelo social cubano en su mensaje de bienvenida al papa el lunes, en el que aseguró al pontífice que Cuba lo recibía con "afecto" y "respeto".

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda