Raúl se queda en Schalke, ¿pero hasta cuándo? | Deportes | DW | 17.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Raúl se queda en Schalke, ¿pero hasta cuándo?

El club alemán le abrió la puerta de salida, el Blackburn Rovers de Inglaterra extendió una oferta, la súper estrella española no aceptó. Así se resume el capítulo más reciente de una historia que aún no termina.

Raúl y su entrenador en Schalke, Ralf Rangnick.

Raúl y su entrenador en Schalke, Ralf Rangnick.

El futuro de Raúl en Alemania sigue rodeado por la incertidumbre, si bien el delantero rechazó la opción de marcharse al fútbol inglés –por lo menos al Blackburn Rovers-, en el Schalke tampoco están seguros de que el español cumplirá su contrato, que se extiende hasta el verano del 2012. No en vano el director deportivo del club, Horst Held, dice “no tiene sentido detener a un jugador que no está contento”.

Aún quedan dos semanas hasta el 31 de agosto, fecha en la que se cierra el mercado de fichajes de futbolistas en Europa; hasta entonces las especulaciones en torno al futuro del “Señor”, como cariñosamente le llama la afición del Schalke, difícilmente cesarán. Por el contrario, ellas cada vez encuentran más motivos para circular.

El supuesto “descontento evidente”

A Raúl le han atribuido en Alemania un “evidente descontento” que no es otra cosa que el resultado de interpretaciones subjetivas de sus gestos y actitudes, tanto en los partidos como en las prácticas. Pero la verdad es que nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que pasa por su cabeza pues ni en el club, ni en los medios de comunicación, hay quien tenga “línea directa” con el jugador.

Las directivas del Schalke conversan con él a través de su representante y/o su traductor, como ocurrió en el caso de la oferta del equipo inglés por su ficha; la prensa no tiene acceso a él, pero descifra sus miradas, su forma de correr, su actitud en los entrenamientos.

Incluso la celebración de sus goles es sometida a un intenso análisis. Así, el que consiguió el pasado sábado ante el Colonia, el que sentenció el 4-1 transitorio, un gol tan espectacular como atrevido, artístico y genial, fue desglosado hasta llegar a la conclusión que Raúl no se alegró, no festejó en la medida correcta, y que ello sucedió porque está “descontento” y se quiere ir.

El pasado fin de semana, contra el Colonia, Raúl anotó un hermoso gol que la afición del Schalke no olvidará en mucho tiempo. ¿Quizás el último que marca en Alemania?

El pasado fin de semana, contra el Colonia, Raúl anotó un hermoso gol que la afición del Schalke no olvidará en mucho tiempo. ¿Quizás el último que marca en Alemania?

Lo que sí es evidente

El entrenador del Schalke, Ralf Ragnick, se ha propuesto introducir esta temporada en el equipo una filosofía futbolística en la que el “tratamiento especial” del que gozó Raúl en la era de Felix Magath, quien lo trajo a Alemania, ya no tiene cabida. Declaraciones de Ragnick a la prensa local documentan su actitud frente al español: “conmigo a Raúl también le toca correr”; “Raúl es importante, pero aquí juegan once”; “si él se quiere ir entonces podemos hablar”.

El entrenador evade otorgarle a Raúl un absoluto respaldo (algo que sí le entregó Magath, incluso con prebendas y libertades extraordinarias), y al mismo tiempo continúa empujando movimientos en el mercado como la contratación del francés Nolan Roux, un futbolista para la posición del madrileño.

Las directivas del club, a través de su vocero deportivo Horst Held, tampoco han conducido una vía consecuente; a sus aseveraciones de “no querer dejar partir al jugador” se suman otras muy contradictorias como “no le pondremos piedras en el camino si decide irse”, o “él tiene que decidir qué quiere y decírnoslo”. Por su parte, Raúl también se ha marginado del colectivo: primero rechazó la elección de sus colegas de equipo como su representante ante el club, luego se ausentó –sin excusarse- de una sesión de fotos con la afición y fue multado por ello.

Todo sigue abierto

Las actividades del Schalke no se detienen, pero los rumores en torno a Raúl tampoco. Mientras el equipo alemán está en Finlandia, donde disputará este jueves (18.8.2011) el partido por la clasificación a la Liga de Europa, el español descansa en su casa en Dusseldorf pues se le descartó de la plantilla que viajó a Helsinki, para que -según la versión oficial- “se cuide y se prepare para el partido contra el Maguncia del fin de semana”.

Una decisión técnica como ésta, apenas unas horas después del frustrado traspaso al Blackburn Rovers, es por demás curiosa y abre espacio para que se siga especulando. Si Raúl jugara en Finlandia con el Schalke, se le cerrarían las posibilidades de hacerlo en el futuro con cualquier otro equipo en torneos internacionales (Champions League o Liga de Europa), lo cual reduciría ostensiblemente sus opciones de abandonar la Bundesliga.

En Alemania la conjetura sigue siendo: Raúl se queda, ¿pero hasta cuando?

Autor: Daniel Martínez

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda