1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Quieren enterrar a heredero de último zar en San Petersburgo

El Gobierno ruso anunció este viernes (11.09.2015) la propuesta de enterrar el próximo 18 de septiembre los restos del zarévich Alexei, heredero del último zar ruso, y de su hermana María en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo. La iniciativa corresponde al grupo de trabajo creado para investigar y enterrar dichos restos, que fueron hallados en agosto de 2007 en los Urales y ahora se encuentran en la sede del Archivo Estatal.

El Museo Estatal de Historia de la antigua capital imperial, a quien corresponde la administración de la Catedral de Pedro y Pablo, ya ha comenzado los preparativos. “El museo ya se está preparando. No será necesario realizar ningún trabajo adicional. Habrá que abrir la cripta en la capilla de Ekaterininski, donde serán sepultados los restos”, dijo un portavoz del museo.

Los restos atribuidos al zar, su esposa y tres de los hijos fueron exhumados en 1991 y sepultados en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo en 1998, en presencia del entonces presidente ruso, Boris Yeltsin, y representantes de casas reales. Pruebas genéticas realizadas en Estados Unidos en 2008 confirmaron las conclusiones de los expertos rusos, que ya en agosto de 2007, un mes después del hallazgo de los últimos restos, declararon que las osamentas encontradas en un bosque cerca de Yekaterimburgo pertenecían a Alexei y María.

Además de trozos de huesos de diferentes tamaños, los arqueólogos encontraron dientes, balas de distinto calibre y trozos de cerámica, entre otros objetos. Entonces, Dmitri Romanov, sobrino nieto del último zar, abogó por que los restos de Alexei y María sean enterrados junto a los de sus progenitores y hermanas en San Petersburgo.

En octubre de 2008 el Tribunal Supremo de Rusia rehabilitó a la familia imperial al dictaminar que el zar, su esposa Alejandra y sus cinco hijos -las princesas Olga, Tatiana, María y Anastasia y el heredero de la corona, el zarevich Alexei- fueron víctimas de la represión política bolchevique. Nicolás II, su esposa y sus cinco hijos fueron ejecutados el 17 de julio de 1918, en medio de la guerra civil en Rusia, en un sótano de la casa Ipatiev de Yekaterimburgo. (EFE)