1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

¿Quién se queda con Alitalia?

Luego del retiro de la oferta de Air France-KLM, Berlusconi quiere presentar una solución nacional para la salvación de la tambaleante aerolínea Alitalia.

default

An Alitalia airplaine and Air France airplane, at the Fiumicino Airport, Rome, Italy, 16 March 2008. The board of Italian airline Alitalia approved a formal takeover offer put forward by Air France-KLM after a marathon meeting on 16 March 2008. EPA/TELENEWS +++(c) dpa - Report+++

El primer ministro electo de Italia dijo hoy (23.03.08) que un grupo de empresarios italianos hará una oferta luego de una auditoría de cuentas que puede llevar algunas semanas. Pero, advirtió, aún cuando la aerolínea quede en manos italianas, igualmente habrá un “doloroso recorte” de puestos de trabajo.

Ése justamente había sido el motivo del rechazo por parte de los sindicatos de la oferta de Air France-KLM, que preveía eliminar 2.100 empleos en la empresa, que actualmente pierde nada menos que un millón de euros por día.

Italien Wahlen Silvio Berlusconi Pressekonferenz

Berlusconi: se le metió en la cabeza salvar a Alitalia. Cómo, nadie sabe todavía.

El consejo de vigilancia de Alitalia sí había aceptado la oferta. No obstante, en vista del rechazo sindical, en una empresa en la que el Estado posee el 49,9 por ciento de las acciones, Air France-KLM decidió el lunes retirarla.

Un crédito de transición de más de 300 millones de euros, que el primer ministro saliente, Romano Prodi, aprobó el martes por la noche a propuesta de Berlusconi, le proporciona a la aerolínea un respiro y asegura su supervivencia por algunos meses.

Un consorcio, bancos y aerolíneas

Quién puede ser el salvador no dijo Berlusconi. Sólo insinuó que la oferta de las empresas italianas podría ser apoyada por bancos y aerolíneas. Entre las aerolíneas podría contarse incluso la rusa Aeroflot, que entró nuevamente en juego la semana pasada, luego de la visita de Vladímir Putin a Italia.

Aeroflot, que hace meses se retiró de la competencia por Alitalia, se manifestó reservada. También la alemana Lufthansa, que pasa por una excelente situación económica y fue señalada repetidas veces como interesada, ha dado nones.

Lufthansa no se interesa actualmente por Alitalia porque las condiciones marco no son las adecuadas. “Según nuestras estimaciones, nada ha cambiado” dijo lapidariamente un portavoz de la aerolínea, rechazando además comentar las declaraciones de Berlusconi.

El crédito del Estado a Alitalia puede crearle al país dificultades en la Unión Europea, que ya amenazó con sanciones para el caso de nuevas ayudas estatales. La razón: las subvenciones del Estado están en principio prohibidas en la Unión Europea, porque distorsionan la competencia.

La UE podría agriar el negocio

Excepciones rigen por ejemplo para ayudas de emergencia, para salvar a una empresa de una situación de crisis aguda. Esas asistencias están sometidas, sin embargo, a claras condiciones. El caso de Alitalia se ve agravado por el hecho de que no es el primer crédito estatal. Ya en 2004 Bruselas había aprobado una ayuda de salvación para la aerolínea en forma de crédito de transición.

Berlusconi podría, no obstante, tener también un as en la manga: para el puesto del comisario de la UE competente en este caso, el de Transporte, el próximo primer ministro quiere nombrar a su leal amigo Antonio Tajani, que sustituiría a Franco Frattini, que regresa al gabinete como ministro de Relaciones Exteriores.

El Estado italiano intenta desde hace tiempo deshacerse de su participación del 49,9 por ciento en Alitalia. La quinta mayor aerolínea europea, con 20.000 empleados, está considerada al borde de la bancarrota y seguramente no podrá ser salvada sin un importante recorte de puestos de trabajo.

Ya durante las elecciones, el magnate de medios de comunicación Berlusconi había hablado de un consorcio italiano que quería salvar a Alitalia, pero sin que ese consorcio apareciera en escena hasta ahora. Es hora de que Il Cavaliere ponga las cartas sobre la mesa, si es que las tiene.

DW recomienda