1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Bundesliga

¿Quién da más? El mercado invernal de la Bundesliga

La ventana que se abre durante el parón estacional representa una nueva oportunidad para reajustar lo que no funcionó en la ida, además de una opción para engrosar las arcas, si las cosas han salido bien.

Julian Draxler con la camiseta del Wolfsburgo

Julian Draxler con la camiseta del Wolfsburgo: una imagen del pasado

Lobos… al acecho

El 31 de enero se cierra de nuevo el mercado de transferencias en Alemania y hasta ahora, el movimiento más llamativo ha sido el fichaje de Julian Draxler, que deja al Wolfsburgo para llegar al París SG, por 40 millones de euros.   

Los "lobos” de Baja Sajonia más bien parecían cachorritos durante la primera fase del campeonato, muy lejos de los puestos altos de la clasificación general, en donde se había hecho costumbre verlos merodear. La salida de su volante estrella, Kevin De Bruyne, pesó más de lo esperado. Sobre todo porque su sustituto, el joven Julian, no pudo mantener el rendimiento que mostraba en Schalke.

Pero a Draxler no lo recordarán con amargura en la jauría albi-verde. Las jugosas ganancias que le dejó al club fueron reinvertidas casi en su totalidad, para hacer del Wolfsburgo el equipo que más se reforzó para la vuelta: Yunus Malli (€12,50 mill. > Maguncia), Riechedly Bazoer (€12 mill. > Ajax), Paul-Georges Ntep (€5 mill. > S. Rennes) y Victor Osimhen (€3,50 mill. Ult. Strikers).

Buen negocio para el equipo de la empresa automotriz: cuatro jugadores por uno y 7 millones de euros para la alcancía. Los refuerzos eran necesarios, porque ya no asustaban a nadie. Ahora queda por ver si la cantidad le hace honor a la calidad.

Jugando con fuego

Contrario al balance del Wolfsburgo, el Fráncfort, Mönchenglabach, Bremen y Leipzig gastaron más de lo que recibieron durante esta ventana de intercambio.

El Águila sorprende incorporando a tres jugadores (Andersson Ordóñez: €1 mill. > B. Guayaquil / Max Besuschkow: €100 mil > Stuttgart II / Aymen Barkok > Fráncfort sub19) a una plantilla que hasta el momento funciona como una máquina aceitada. Aun así, los albi-negros parecen dispuestos a hacer lo que sea con tal de no perderse el tren que lleva a la Champions y la apuesta parece acertada, puesto que su inversión de 1,10 millones luce ridícula en comparación de la prima de 30 millones que percibieron este año quienes se colaron a la Liga de Campeones.

Niklas Süle, seleccionado alemán, jugará ahora para el Bayern

Niklas Süle, seleccionado alemán, jugará ahora para el Bayern

Más temeraria se antoja la movida del Gladbach, que no vendió, pero gastó 8,75 millones. Las alternativas de los "potros” tampoco les dejaban mucho margen de acción, puesto que para retener a Julio Villalba, que venía a préstamo de Cerro Porteño, tuvieron que desembolsar 1,25 millones de euros, abriendo de nuevo la chequera para comprar a Timothée Kolodziejczak (€7,50 mill. > Sevilla) con objeto de sustituir a Álvaro Domínguez, obligado a retirarse por problemas en la espalda con solo 27 años de edad.

Bremen, en cambio, sí vendió y mucho, pero los tres jugadores que dejaron el plantel (Fallou Diagne: €400 mil > Metz / Lukas Fröde: €200 mil > Würzb. Kickers / Lennart Thy: fin de préstamo > Melgar) no le dejaron suficiente para pagar su nuevo refuerzo, Thomas Delaney proveniente del Copenhague (€2 mill.).

Para Gladbach y el Werder está de por medio salvarse del descenso, un resbalón que puede salirles aun más caro de lo que hasta el momento han desembolsado. El gasto se justifica.

Yunus Malli, nuevo jugador del Wolfsburgo

Yunus Malli, nuevo jugador del Wolfsburgo

Toda la carne al asador

El Leipzig es, sin embargo, la escuadra que más invirtió en comparación con los ingresos que recibió, pues nada más por Dayot Upamecano (Salzburgo) firmó un cheque por 10 millones de euros. Los toros perdieron a Idrissa Touré (Schalke 04 II), Vitaly Janelt (Bochum) y Kyriakos Papadopoulos (> Leverkusen > Hamburgo) que terminan su préstamo. Para equipos como el Darmstadt, Ingolstadt o Augsburgo, la suma es sin duda excesiva, pero los nuevos ricos de la Bundesliga no parecen sufrir con cantidades como esa. Sobre todo, porque arrebatarle el título de esta campaña a los muniqueses no se vislumbra tan lejano.   

Más vale malo conocido...

Los que probablemente se la jueguen sin refuerzos serán Dortmund, que tampoco dejaría ir a nadie, Leverkusen, Ingolstadt, Friburgo, Augsburgo y el mismísimo Bayern, que aunque tuvo algunos sustos, terminó como líder antes de salir de vacaciones.

Al parecer, todos confían en lo que tienen. Y aunque en escuadras, como el Dortmund y el once de la empresa, su desempeño ha quedado por debajo de su potencial, la confianza en un mejor futuro es grande, prefiriendo ajustar lo que ya tienen, que adquirir nuevas piezas. Una actitud muy germana. 

Clubes como el Hertha no tienen muchas opciones económicas

Clubes como el Hertha de Salomon Kalou no tienen muchas opciones económicas

No todo lo que brilla…

Maguncia por su parte, si bien deambula en la parte media de la tabla, se ubica como el número uno en lo que respecta a ganancias económicas, depositando en su cuenta de ahorro el mayor balance positivo de la liga, al sumar 15,25 millones de euros por la venta de dos de sus figuras (Yunus Malli, Christian Clemens €2,75 mill. > Colonia), enrolando únicamente al joven Marin Sverko del equipo sub19 de Karlsruhe, por una cifra que aun no se ha dado a conocer, pero que seguramente no es significativa.

Una transacción que parece favorable para un combinado que, con 104,8 millones de ganancias para este ciclo, se encuentra en una realidad muy diferente a la de gigantes como los bávaros (€626,8 mill.), Dortmund (€376,3 mill.) o Schalke (€264,5 mill.).

El "equipo del eterno carnaval” vive siempre de fiesta en la grada, pero reinvertir ese dinero en elementos que mantengan el nivel de los que se van no será tarea fácil, pues en este negocio, algunos pueden lo que hacen, mientras otros… hacen lo que pueden. Dortmund, Bayern y Leverkusen, por ejemplo, no compran porque no quieren y venden lo que no quieren. Otros… como el Hertha, Ingolstadt o Augsburgo venden y no compran o se rearman muy poco, porque no tienen muchas más alternativas.

 

DW recomienda