“Queremos convertir al BRICS en una organización fuerte y poderosa” | Política | DW | 29.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

“Queremos convertir al BRICS en una organización fuerte y poderosa”

No desean ser sólo las iniciales de los principales países emergentes del mundo: el BRICS se presenta en la escena internacional como un nuevo actor, que poco a poco estrecha lazos y se pronuncia conjuntamente.

Foto de familia en la Cumbre del BRICS en la India.

Foto de familia en la Cumbre del BRICS en la India.

Reunido en la India, el BRICS anunció su intención de crear un banco común. También dijo que estrechará las relaciones entre sus mercados bursátiles. Y además rompió una lanza a favor del diálogo en los conflictos que estos días más ocupan a la política internacional: la batalla que desde hace un año libra el régimen sirio contra su propio pueblo y el conflicto que desde hace aún más tiempo mantienen Irán y Occidente a causa de la cuestión nuclear.

Los miembros del BRICS ponen en la India ambición sobre la mesa.

Los miembros del BRICS ponen en la India ambición sobre la mesa.

En sus años de existencia nominal –desde 2001 BRIC, BRICS desde 2010- al grupo se le ha achacado con frecuencia no componer más que las sílabas unidas de Brasil, Rusia, India, China y después Sudáfrica. Llenar ese vacío de presencia política es el mayor reto al que juntos se enfrentan los emergentes. La ambiciosa agenda del actual encuentro en Nueva Dehli ha de demostrar voluntad firme de convertirse en cinco siglas de peso en el alfabeto global.

Alternativa al BM y al FMI

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en la cumbre del BRICS en la India.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en la cumbre del BRICS en la India.

La entidad conjunta de los BRICS que como idea circula en Nueva Dehli sería una especie de alternativa al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Su papel sería ofrecer respaldo financiero a proyectos en los países del grupo pero también en otros Estados en desarrollo a los que no llegan los créditos de los organismos internacionales ya establecidos. Además, también serviría de apoyo a las economías nacionales en momentos difíciles, otorgando préstamos a las empresas propias durante crisis como la que actualmente sufre Europa.

“Le hemos pedido a nuestros ministros de Finanzas que evalúen la factibilidad de esta propuesta hasta la próxima cumbre”, dijo el primer ministro indio, Manmohan Singh, acerca de la posibilidad de crear la institución financiera. El siguiente encuentro del BRICS está programado para dentro de un año, pero los cinco miembros han advertido ya que, en cualquier caso, una iniciativa tal llevará su tiempo. Los detalles a concretar son muchos. “Un banco no se crea en un día”, recordó el ministro de Exteriores indio, Sudhir Vyas.

No sólo economía, también política

El presidente ruso saliente, Dmitri Medvedev.

El presidente ruso saliente, Dmitri Medvedev.

Pero el BRICS no piensa sólo en el futuro. Medidas acordadas que entrarán ya en vigor son la creación de un índice referencial derivado de materias primas compartido por las bolsas de los cinco socios, además de una serie de tratos para facilitar el comercio entre ellos. A través de sus bancos de desarrollo, los BRICS podrán concederse créditos en la moneda de cada uno con menor dificultad, cosa que, según los expertos, podría duplicar hasta 2015 el volumen comercial en el interior de la alianza. “Queremos convertir al BRICS en una organización fuerte y poderosa”, declaró el todavía presidente ruso, Dmitri Medvedev.

Pero como a Rusia bien le ha enseñado la experiencia, no sólo de fuerza económica vive el poder internacional: la vertiente política es igualmente necesaria. Así que el BRICS se pronunció sobre temas candentes en los que defiende una posición similar. En un comunicado se manifestó en contra de una intervención extranjera en Siria y a favor del plan de paz de Naciones Unidas y la Liga Árabe. Y los países advirtieron de las “consecuencias desastrosas” que podría tener una agudización del conflicto en torno al programa nuclear iraní. “Estamos de acuerdo”, indicó Singh, “en que sólo mediante el diálogo se puede hallar una solución duradera a los problemas de Siria e Irán”.

DW recomienda