1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

¿Qué tan peligrosas son estas drogas?

No todas las drogas peligrosas son ilegales, y no todas las drogas prohibidas son más peligrosas que las legales. Aquí les presentamos los estupefacientes más importantes y sus efectos sobre la salud.

Anfetaminas y Cristal Meth

Hasta los años 70 del siglo XX las anfetaminas se usaban en la medicina como antidepresivos, reguladores del apetito y medicamentos contra el asma. Hoy día, se utilizan para tratar el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Las dosis bajas no dañan las células cerebrales.

Esta droga sintética provoca insomnio, temblor, taquicardia e incluso un infarto. El potencial de adicción es mediano (1,67). Si se consume durante mucho tiempo puede dañar los órganos, afectar la musculatura y llevar a un fallo renal. Puesto que las anfetaminas se esnifan en su gran mayoría pueden perforar el tabique nasal. Además, causan paranoia, depresiones, psicosis, e incluso pueden llevar al coma. En el caso del Cristal Meth, el potencial de adicción es mayor (entre un 2,39 y un 3,0), y los adictos necesitan dosis cada vez mayores.

Así el consumo de Cristal Meth cambia a los adictos.

Así el consumo de Cristal Meth cambia a los adictos.

Somníferos

En la mayoría de los casos, la sustancia activa flunitrazepam se prescribe como somnífero. En combinación con alcohol o analgésicos se convierte en una droga del sueño. Las personas, que ingieren este tipo de drogas, no recuerdan nada. Después de aproximadamente dos semanas de su consumo, el flunitrazepam causa adicción psicológica (potencial de adicción: 1,83). La droga no siempre sirve como calmante, sino que también puede producir estados de excitación, pesadillas y alucinaciones.

Opio y heroína

La heroína se produce a partir de la morfina, y es un analgésico legal. Sin embargo, esta sustancia solo se puede aplicar para tratar los dolores más fuertes, por ejemplo, en la medicina paliativa o en caso de un infarto cardiaco. Al contrario de la morfina, la heroína (potencial de adicción: 3,0) no solo tiene un efecto anestésico, sino también euforizante. Una sobredosis de ambas drogas puede llevar al paro respiratorio.

Cocaína y crack

El crack se produce a base de cocaína (potencial de adicción: 2,39). Esta tiene un efecto euforizante, oprime el hambre y el sueño. Quien esnifa cocaína paga un precio muy alto: un pulso alto, vasos sanguíneos estrechos, presión alta y el peligro de un infarto cardiaco. Sobre todo en el caso del crack es difícil predecir cuando se ingiere una sobredosis. Además, el crack tiene el más alto potencial de adicción (más de 3,0).

LDS

La dietilamida de ácido lisérgico (LSD) es una droga sintética que produce alucinaciones. El peligro de una intoxicación mortal es menor que con alcohol o nicotina. También el potencial de adicción es relativamente bajo (1,23). No obstante, la cantidad de accidentes después del consumo de LSD es bastante alta, porque los adictos perciben su entorno de forma distorsionada y reaccionan de forma irracional.

Alcohol y nicotina

El potencial de adicción del alcohol es de 1,93, por arriba del de la marihuana, el LSD, muchos somníferos o las anfetaminas. La nicotina tiene incluso un potencial de adicción aún mayor (2,21). Con el tiempo, el alcohol destruye órganos internos como el hígado, el páncreas, daña la musculatura y el metabolismo. Su consumo aumenta drásticamente el peligro de contraer enfermedades de las arterias coronarias, así como cáncer de esófago, estómago e intestino.

Marihuana y hachís

En muchos países se discute la legalización de la marihuana, por ejemplo, como analgésico o para estimular el apetito. El cannabis tiene un efecto relajante y anestésico (potencial de adicción: 1,51). Es casi imposible morir de una sobredosis de marihuana. Sin embargo, a largo plazo, su consumo puede llevar a una disminución de la capacidad de pensamiento y aprendizaje.