1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

¿Qué tan ecológico es el tren?

Sustentable, ecológico y respetuoso del clima, así suena la publicidad de los ferrocarriles alemanes, Die Bahn. Comparado con el auto y el avión, el tren ahorra por kilómetro mucho más CO2 que otros medios. ¿Cierto?

default

La estación ferroviaria de Frankurt del Meno.

Cuando un tren rápido alemán (ICE) recorre el trayecto Hamburgo - Munich, puede ahorrar tanta energía como la que gasta una familia de cuatro personas en todo un año. Pero ese ahorro depende de la forma como el maquinista conduzca, de una señalización inteligente y de la fabricación de los trenes.

Sea como sea, las cantidades de energía necesaria para que todos los días todos los vagones lleguen a su destino son gigantes. Pero comparado con otros medios de transporte, el tren tiene una gran ventaja como menor consumidor de energía.

Tren versus auto, auto versus clima

Deutschland entdecken Reportage Flash

Viajar en tren en Alemania: un placer más acorde con la naturaleza.

"En los últimos 20 años, el tren en Alemania ha reducido el gasto de energía en casi 40%", dice Manfred Treber, experto en clima de la organización ambiental Germanwatch. Dicha reducción se debe, sobre todo, al desarrollo de motores que consumen menos energía, pero con mayor rendimiento.

Las emisiones de CO2 de los trenes a larga distancia son, gracias a ello, casi tres veces menores que las de los autos. También frente al avión y los camiones de carga, el tren sigue ganando la carrera, con mayor ventaja.

Una diferencia de casi cinco litros y medio

Pero esas comparaciones tienen un problema: las cifras de consumo son cálculos promedio. Un tren regional lleno de pasajeros es, desde luego, más ecológico que un tren rápido (ICE) casi vacío. También el consumo de combustible de un auto lleno es, per cápita, menor que si lleva sólo el chofer.

Cada pasajero de un tren alemán de larga distancia "consume" unos 2,5 litros de gasolina por persona cada 100 kilómetros. Un auto consume en promedio unos ocho litros de combustible cada 100 kilómetros, transportando estadísticamente 1,5 personas. El consumo asciende, por lo tanto, a 5,5 litros por persona: bastante más que el tren.

"Pero cuando un auto va lleno, algo que ocurre pocas veces, el consumo promedio de energía puede ser menor al de un tren alemán", reconoce Peter Westenberger, director de Información Ecológica de Deutsche Bahn.

Ecológica, pero no tanto

Atomkraft Kernkraftwerk Isar NO FLASH

Planta nuclear a orillas del Isar, el río que cruza Munich.

Aun cuando el consumo de energía ha sido reducido por los avances tecnológicos, la energía utilizada proviene, en su mayor parte, del carbón, el gas y las plantas nucleares. Menos del 20% de la energía consumida por la empresa federal de ferrocarriles proviene de fuentes renovables. Para Treber, el experto de Germanwatch, eso es "muy poco" porque así la empresa estatal de ferrocarriles no se diferencia en nada del sistema público de suministro de energía.

Westenberger promete empero: "Hasta 2050 la Deutsche Bahn será una empresa completamente verde". La mayoría de los otros países en Europa presentan una mejor balanza de emisiones. Sólo algunos países del Este europe son peores. Pero la verdad es que países como Francia, generan menos emisiones de CO2 porque usan mucha más energía atómica.

El futuro es verde

Como también es cierto que entre más ecológica sea la energía más cara es, por lo menos actualmente. Pero hay una esperanza: expertos calculan que en unos 10 años los precios de la energía fósil estarán a, más o menos, los mismos niveles de la energía verde.

Autor: Jan-Philipp Scholz / jov
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda