1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

¿Qué se puede esperar del primer encuentro entre Merkel y Trump?

La canciller alemana, Angela Merkel, se enfrentará a su reto más difícil cuando se encuentre el viernes por primera vez con Donald Trump. ¿Podrán ambos establecer una relación laboral sólida?

Se podría decir que cuando se trata de relaciones transatlánticas y presidentes estadounidenses, la canciller Merkel ya lo ha visto todo. Fue la anfitriona del impopular George W. Bush en una barbacoa en la costa del Mar Báltico y con el renomado Barack Obama tomó una cerveza en los Alpes, sin ser especialmente amistosa con ningunos de los dos. A pesar de varios reveses, como la guerra en Irak y el escándalo de las escuchas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), consiguió consolidar lazos firmes con el jovial Bush y el cerebral Obama.

Reto complicado

Pero con el nuevo presidente de la Casa Blanca, Merkel se enfrenta a su mayor reto transatlántico. Además, se halla bajo una creciente presión en Alemania, donde el Partido Socialdemócrata (SPD) está al alza y las elecciones parlamentarias tendrán lugar dentro de apenas seis meses.

"Con respecto a la política estadounidense, nunca ha sido tan complicado como ahora”, dijo Josef Janning, quien dirige la Oficina del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores en Berlín. Merkel tendrá que tomar un nuevo rumbo para intentar establecer una relación laboral aceptable con el presidente, dijo John Harper, profesor de política exterior en la Universidad John Hopkins de Bolonia, ya que Trump es "totalmente diferente” a Obama y Bush.

Además de no tener experiencia política, el comportamiento presidencial de Trump, como su tendencia a exponer con rapidez y agresividad sus puntos de vista sobre numerosos tópicos, y su batalla personal contra los medios de comunicación hacen de él un caso aparte entre los recientes residentes de la Casa Blanca. Todo lo contrario al estilo político de Merkel, con calma y serenidad.

Donald Trump, en la Casa Blanca.

¿Cómo será la relación entre ambos mandatarios?

Diferentes puntos de vista

No solo sus estilos políticos difieren, sino también sus puntos de vista sobre el mundo. Merkel está a favor de la cooperación y multilateralismo en política global. Trump, por el contrario y lo que se puede deducir hasta ahora, aplaude el enfoque de gran potencia con respecto a los asuntos exteriores, desprecia las instituciones y estructuras multilaterales.

Es difícil encontrar puntos en común entre Merkel y Trump, lo que reduce mucho el listón de las expectativas de su primer encuentro. Por esta razón, ni Janning ni Harper esperan resultados tangibles tras su primera reunión oficial.

"Merkel está interesada en alcanzar al menos un compromiso verbal con el nuevo presidente con respecto al proceso del G20 y la idea de abordar las cuestiones a través de estructuras de cooperación”, dijo Janning. La organización de la cumbre del G20, donde Merkel será la anfitriona en Hamburgo este verano, es una de las razones aparentes de su visita a la Casa Blanca. Otro tópico clave es el futuro de la UE.

Trump, por su parte, quien ha sido siempre un ardiente partidario del "brexit”, ha dejado varias veces bien claro que piensa poco en la UE y prefiere las relaciones bilaterales con países europeos y no a través de Bruselas.

Teniendo en cuenta el poco interés de Trump en la Unión Europea, se espera que Merkel le aclare la importancia de la UE no solo para Alemania, sino también para Estados Unidos. Este es un punto delicado, porque Trump, a diferencia de sus antecesores, no considera a Estados Unidos un líder de la alianza transatlántica, opinó Janning.

Donald Trump y Angela Merkel.

¿Habrá química entre Merkel y Trump en su primer encuentro?

No más insultos

Harper espera que se produzca un cambio en el tono hacia Europa: "Espero que con su visita, Merkel pueda al menos persuadir a Trump para que deje de atacar a la Unión Europea y deje de alentar a politicos como Marine Le Pen”.

Otro asunto polémico es también la relación con Rusia. Merkel le explicará a Trump que considera que la base para relacionarse con Moscú es a través de una postura firme, tomando en cuenta los principios y reglas del orden de la posguerra europea.

No será evidente, tras el primer encuentro, si Merkel y Trump encontrarán puntos en común para poder trabajar en conjunto. Pero sí es seguro que los próximos seis meses serán cruciales para Merkel, quien se enfrenta a una posible reelección, y para Trump, quien debe producir resultados.