1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Qué pasa con la cuenta de Facebook tras la muerte?

Una pareja de Berlín denunció a Facebook para poder entrar a la cuenta de su hija fallecida. La pregunta es: ¿también se pueden heredar los contenidos digitales?

La muerte de un hijo siempre es devastadora para los padres. Pero para una madre berlinesa, al fallecimiento de su hija se añade ahora un sufrimiento más. Debido a que la niña murió en circunstancias aún no aclaradas, los padres esperan encontrar respuestas en su cuenta de Facebook. Y como esa compañía les denegó el acceso a esa cuenta, han demandado a la red social.

El proceso ante los tribunales berlineses comenzó en abril. Los jueces recomendaron un acuerdo de de conciliación entre Simone W. y Facebook, concediendo a ambos  un plazo de dos semanas para pensarlo. Pero no hubo resultados. Cinco años antes, la hija de Simone W. había caído a las vías cuando llegaba el metro a la estación. Hasta hoy, los padres no saben si fue un suicidio, y para saber más sobre el caso quieren conseguir  acceso a los mensajes de su hija en Facebook.

Más información:

Un viaje por el mundo de Facebook

Zuckerberg quiere reparar la globalización

Los mensajes no son postales

La cuestión clave es si los padres pueden heredar las cuentas digitales de su hija, igual que lo harían con sus propiedades analógicas. En un primer proceso de 2015, el tribunal de Berlín falló a favor de los padres y se encontró que tenían derecho a heredar. Facebook tenía que garantizarles el acceso a la cuenta. Según los jueces, el legado digital debería ser catalogado como el analógico. Si no, podría producirse una contradicción: cosas como cartas y diarios serían heredables independientemente del contenido, pero no así e-mails o mensajes de Facebook. 

Por su parte, los padres argumentan que el acceso a la cuenta no viola la privacidad de su hija. Al ser menor de edad, los progenitores deberían tener control sobre sus actividades en internet. Sin embargo, Facebook apeló la sentencia. Los representantes de la empresa alegaron que la decisión también afecta a otros usuarios que estaban en contacto con la joven y a la privacidad de sus conversaciones. Una cuestión difícil para  los expertos: "Entiendo que la familia quiera tener acceso a las cuentas después de que haya muerto”, explicaba Elke Brucker-Kley, profesora de Gestión de Servicios Informáticos en la Universidad de Zúrich en una entrevista anterior. "Pero la otra pregunta sería: ¿Está legitimado el operador de la plataforma para permitir ese acceso? El fallecido intercambiaba datos privados con su círculo de amistades en Facebook, pero no con sus familiares”, aclara.

¿Facebook para niños?

¿Facebook para niños?

Memoria digital

Los entusiastas de Facebook tienen miles de fotos y videos vinculados a su nombre. Algunos hechos por otras personas, que no quedan almacenados en la computadora del fallecido a la que la familia podría acceder.  También son parte de la herencia digital los tuits, las actualizaciones de estado de Instagram y otras cosas, como una confirmación de la universidad o propuestas de matrimonio. Algunos mensajes de Facebook datan de hace años y son documentos detallados sobre cómo dos personas se enamoran o cómo se desarrollan las amistades y qué secretos comparten. ¿Qué debería pasar con todo esto tras la muerte?

Facebook ya comenzó a tomar medidas para que los  usuarios mantengan el control sobre sus actividades en las redes sociales incluso después de la muerte. Una forma es eliminar la cuenta para siempre tras la muerte, algo que se puede configurar con un par de clics. Pero una acción menos categórica es dejar la cuenta en una especie de función de recuerdo.  Si el usuario muere, junto al nombre aparece la expresión "En Memoria”.  Así, familia y amigos podrán compartir recuerdos en su perfil, pero los datos del usuario antes de su muerte seguirán en poder de Facebook.

La diferencia entre la cuenta del fallecido y la de una persona viva es que nadie puede iniciar sesión en este estado de "En Memoria”. De eso trata también el caso de Berlín. Los padres permitieron que la niña hiciese una cuenta de Facebook con 14 años bajo la condición de que les diese la contraseña. Pero cuando la madre intento iniciar sesión, la cuenta estaba en estado de "En Memoria”.  Aún no está claro quién activó la función. Aunque los usuarios puedan nombrar a una especie de 'ejecutores de herencia' para activarla, para que sea vigente tienen que tener por lo menos 18 años. En el caso de Berlín, la niña murió a los 15 años.

Aún así, la figura del ejecutor tampoco habría sido útil para la madre, ya que no tiene muchas funciones. Puede cambiar la imagen de perfil o escribir algo sobre el funeral, pero no archivar fotos o comentarios antiguos. Tampoco puede iniciar sesión con la cuenta del fallecido ni leer sus mensajes. Precisamente eso es lo que ahora aspira a conseguir la madre.

"Si muero"

¿Quién debería  tener la última palabra en estos casos, incluso después de la muerte? Existe una aplicación de Facebook llamada "Si Muero”, donde los usuarios pueden escribir el mensaje que se publicará tras su muerte. Un texto que se publicará cuando tres apoderados nombrados previamente por el usuario hayan confirmado su muerte. Sin embargo, esta opción solo es útil para los que piensan de antemano en su defunción y no para aquellos que mueren repentinamente. 

Independientemente de cómo se haga, sería necesario tomar medidas para administrar este legado digital. Muchos no lo hacen, explica la profesora Brucker-Key: "Los usuarios que tienen una herencia digital importante y significativa no piensan sobre su muere o en lo que dejarán. El legado digital no está en lo más alto de la lista”. En el proceso de Berlín, la sentencia se publicará este martes y podría suponer un importante presente en este tema.

Autora: Carla Bleiker (JAG/CP)

DW recomienda