1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

¿Qué opinan los medios árabes de la situación en Siria?

También los medios árabes debaten intensamente la intervención rusa en Siria, y advierten de las posibles consecuencias de los planes de Putin, que podrían tener repercusiones de largo alcance.

Rusia apoya al régimen de Bashar al Asad con toda su fuerza. Sin embargo, el canal de televisión Al-Arabyia duda que Putin pueda pacificar a Siria. Al contrario, Rusia podría perder mucho en el intento, opina. “Los rusos perderán en Siria, al igual que Hezbolá e Irán. Los rusos tratan de salvar un régimen que está a punto de colapsar”.

Incluso si Al Asad lograra sobrevivir políticamente, el periódico Al Hayat señala que no está claro que pasará con Rusia. “Los rusos afirman que no permitirán que Siria se convierta en una segunda Libia – como si la situación en Siria fuera mejor que en Libia”, escribe el rotativo.

Recuerdos de la guerra en Chechenia

Un caza ruso en Siria.

Un caza ruso en Siria.

Por su parte, la página web Al Araby al-Jadeed compara la intervención de Moscú en el país árabe con la segunda guerra chechena, en la que Putin habría “diezmado” a la población de la ciudad de Grozni. “Hoy día, Putin deja entrever la misma mentalidad en Siria”, apunta.

Esta mentalidad podría tener repercusiones de largo alcance: “Con la intervención, Rusia no solo conseguirá que de ahora en adelante los sirios la consideren un enemigo. También el mundo árabe y musulmán se opondrán a Rusia, al igual que lo hicieron durante la guerra de Afganistán”. Además, el portal Al Araby al-Jadeed afirma que, con la intervención, Rusia ha perdido su papel de mediador, sepultando las negociaciones de paz en Ginebra.

Según el periódico Sharq al-Awsat, Rusia solo ha complicado la situación en Siria. El rotativo recomienda la creación de zonas de exclusión aérea: “Participar en ello, es lo mínimo que EE. UU. puede hacer. Así también podría salvar lo poco que queda de su reputación internacional tras su terrible pasividad en Siria”.

¿Una guerra subsidiaria regional?

El periódico Al Quds al-Arabi advierte del peligro de que el conflicto adquiera dimensiones cada vez mayores y que, después de Siria, EE. UU. y Rusia se puedan enfrentar, por ejemplo, en Yemen. De ahí que la intervención de ambas potencias sea todo menos positiva.

Por su parte, el periódico saudí Al Watan está convencido de que la influencia de Irán -el socio más importante de Rusia en la región- está ganando cada vez más terreno en Siria. El rotativo teme que a raíz de esta influencia la confesión chií se esté expandiendo en Siria, donde la mayoría de la población es suní. “Por ello no debería sorprender si la estructura demográfica y confesional del país se rige por las ideas de la potencia colonial Irán”, sostiene Al Watan.

La revista online Al Monitor afirma que Siria se ha convertido en un país desintegrado. “Putin intenta salvar un diminuto país alauita en la costa del Mar Mediterráneo y no todo el país sirio. Esta "Alauistán" será un enclave conectado a Damasco y Alepo y aislado del resto del país”, indica. Pero incluso para salvar esta pequeña región será necesaria una ofensiva terrestre, sostiene Al Monitor.