1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

¿Qué hace Merkel en el Magreb?

Angela Merkel viaja a Egipto y Túnez. Su objetivo: hallar nuevos socios para un acuerdo sobre migrantes. Especialmente su visita a Egipto desata críticas.

Ägypten | BK Merkel auf Staatsbesuch in Ägypten (picture-alliance/dpa/S. Stache)

Angela Merkel en Egipto.

Angela Merkel intenta nuevamente negociar un acuerdo sobre migrantes. Y nuevamente sus potenciales socios son, como en el caso de Turquía, muy controvertidos. Merkel viajó este jueves (02.03.2017) a Egipto y el viernes visitará Túnez. En Egipto habló hablar sobre la vecina Libia, azotada por una guerra civil. Desde allí parten muchos migrantes diariamente con rumbo a Europa. Sin estabilizar Libia no será posible detener a los traficantes de personas, que a cambio de mucho dinero dan a los migrantes un lugar en un bote destartalado.

Por otra parte, Merkel tiene interés también en firmar con Egipto un acuerdo como el vigente con Turquía. A Merkel le urge .No solo por las próximas elecciones en Alemania, en septiembre. Elecciones hay este año también en los Países Bajos, este mes, y en Francia, en abril. Un acuerdo con Egipto podría influir también sobre esas elecciones, dice Joachim Paul, director de la representación en Túnez de la Fundación Heinrich Böll, próxima a Los Verdes alemanes. 

Paul dijo a DW que "el gobierno alemán y la UE intentan hacer todo lo posible para introducir nuevos elementos en la política migratoria de la UE”. Una de las ideas es crear en el norte de África campamentos para personas salvadas en el Mediterráneo. Allí podrían solicitar asilo en Europa. En caso de serles denegado, deberían retornar a sus países.

Ninguna buena idea

Defensores de los derechos humanos son escépticos. "El actual régimen de Egipto ha cometido las peores violaciones de los derechos humanos en la historia moderna del país. Por eso, pongo en duda que en los campamentos se cumpla con un estándar mínimo de derechos humanos”, dice Paul. "La lucha antiterrorista del régimen no solo está dirigida contra organizaciones terroristas, sino que es utilizada también para perseguir a toda oposición política”, agrega. 

Si Merkel intentará hablar sobre los campamentos para refugiados también en Túnez, no se sabe todavía. Yusef Chahed, primer ministro de Túnez, estuvo de visita en Berlín hace dos semanas.  El tema no fue tratado entonces en los encuentros bilaterales. En una entrevista con el periódico FAZ, el propio Chahed rechazó tajantemente campamentos en su país. "Por lo menos, por ahora no es una buena idea”, agregó.

El regreso de los extremistas

El más pequeño país del norte de África tiene gran importancia para Alemania. Es el único que, después de la "Primavera árabe”, logró implementar reformas democráticas. "Por eso, esperamos que las conversaciones no se limiten a la política migratoria”, dijo a DW Raouf Khammassi, presidente de la Sociedad Germano-Tunecina. "Lo principal es fortalecer las relaciones bilaterales y las estructuras democráticas en Túnez. Eso le haría bien a nuestra joven democracia”, agregó.

Merkel pondrá sobre la mesa seguramente otro tema: el regreso de tunecinos cuyas solicitudes de asilo fueron rechazadas en Alemania. Si bien su número es reducido, unas 1.500 personas, el tema adquirió explosividad desde el atentado del tunecino Anis Amri con un camión en un mercado navideño en Berlín, en diciembre pasado. Se sabía que Amri era peligroso, pero su envío a Túnez fracasó porque no tenía pasaporte. "Túnez debe aceptar, naturalmente, a sus ciudadanos de regreso, sean peligrosos o no”, dice Paul.

Sin embargo, también en Túnez es grande el temor a seguidores del Estado Islámico. En el país se debate acaloradamente sobre el retorno de extremistas islámicos provenientes de regiones en crisis. Por eso, las posibilidades de éxito de Merkel en ambos países son inciertas, aun cuando quiera convencer a sus Gobiernos con más inversiones alemanas.