1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

¿Qué está en juego en la Conferencia sobre el Cambio Climático de Doha?

Nadie espera un gran avance en Doha. Lo principal será ver en qué términos se amplía el Protocolo de Kioto. Y por sobre todo, deberían reducirse las emisiones de CO2.

Osos polares en Canadá (DPA).

Osos polares.

Oleadas de calor extremo como las que sufrió Rusia el año 2010 van a ser normales. Además, el nivel del mar aumentará y en las zonas tropicales habrá sequías. Todo esto sucederá, según un informe de científicos del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, si la comunidad internacional no es capaz de disminuir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.

En la Conferencia sobre el Clima realizada en Cancún en diciembre de 2010 la comunidad internacional decidió realizar esfuerzos para limitar el calentamiento global a dos grados Celsius. Es decir, hay un compromiso previo. Y sin embargo, nadie espera que la Conferencia de Doha, en Catar, consiga grandes progresos en el plan por reducir las emisiones. Eso se debe a que muchos países ya habían hecho en el pasado el mismo compromiso, dice Sven Harmeling, de la organización medioambiental Germanwatch.

De todas formas, Harmeling no pierde la esperanza en lo que puedan decir algunos países en vías de desarrollo, pues "hay casi 100 estados que no han hecho absolutamente ningún anuncio sobre este tema en los últimos años, incluidos algunos grandes como Filipinas, Tailandia y otros del mundo árabe e incluso el anfitrión, Catar”. Quizás tengamos un par de sorpresas, especula Harmeling.

Protocolo de Kioto

Crucial para el éxito o fracaso de la conferencia será saber si es posible extender el Protocolo de Kioto. En el año 2005, cuando entró en vigor el acuerdo, los países industrializados se impusieron la meta de reducir los principales gases invernadero en al menos un 5 por ciento en comparación a 1990. Eso debía lograrse entre los años 2009-2012. El plan de algunos países es, ahora, extender Kioto a un segundo período. Y ya hay un acuerdo en ese sentido, alcanzado en la cumbre sobre cambio climático de Durban, realizada en 2011.

PLimitar la emisión de gases es uno de los objetivos de la cumbre. Copyright: Thaut Images - Fotolia.com

Limitar la emisión de gases es uno de los objetivos de la cumbre.

El problema ahora es otro: ¿Hasta qué año se extiende Kioto? ¿Hasta 2018? ¿Hasta 2020? La Unión Europea pidió un compromiso hasta finales de 2020 y a más tardar el 1 de enero de ese mismo año tener un nuevo acuerdo climático, que implique a los países emergentes en el objetivo de reducir las emisiones de gases. Otros estados, en tanto, quieren que Kioto se extienda solo cinco años. La Alianza de Pequeños Estados Insulares, AOSIS por sus siglas en inglés, exige plazos más perentorios, amenazados como están por el calentamiento global y el incremento en el nivel del mar.

Más simbólico que sustancial

No extender el Protocolo de Kioto sería para los políticos y los activistas ambientales una señal nefasta. Finalmente, hasta ahora el Protocolo de Kioto es el único acuerdo que tiene metas vinculantes en términos de reducir las emisiones de gases que producen el efecto invernadero.

Incluso si los estados deciden extenderlo, seguiría siendo un acto simbólico. De hecho, es probable que aparte de la Unión Europea, solamente Suiza y Noruega se plieguen a un segundo período de compromiso. Es decir, estados que solo son responsables del 16 por ciento de las emisiones globales de gases. Estados Unidos, el mayor productor de CO2 del mundo desarrollado, jamás ha ratificado el acuerdo.

Autor: Andrea Rönsberg / DZ
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda