¿Qué esperan los católicos del Papa? | Alemania | DW | 15.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Qué esperan los católicos del Papa?

Benedicto XVI se encontrará en Alemania con sus fieles. Con los ecos de la crisis sobre los abusos sexuales dentro de la Iglesia aún resonando, los creyentes esperan un gesto al respecto por parte del sumo pontífice.

Benedicto XVI

Benedicto XVI

Quien hoy día se adhiera a la Iglesia Católica, tiene que ser una persona con capacidad de resistencia. Más de 180.000 miembros dieron la espalda a esta institución el pasado año, casi un 50% más que en 2009. Hay que tener en cuenta que en Alemania el católico ha de dar formalmente este paso si no quiere seguir pagando la contribución anual para la Iglesia. Se cree que  la mayoría de los católicos alemanes apoya la petición de reformas del movimiento “Somos Iglesia”, que promueve abolir estructuras autocráticas y el celibato obligatorio, permitir el acceso de las mujeres a cargos eclesiásticos, unificar la eucaristía, hacer posible que los separados se casen de nuevo y continuar ampliando las enseñanzas en materia de sexualidad.

Nils Sönksen, portavoz de Generación Benedicto

Nils Sönksen, portavoz de "Generación Benedicto"

El escándalo por los abusos sexuales a niños en el seno de la Iglesia supuso una dramática pérdida de confianza por parte de los fieles. Stefan Vesper, secretario general del Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK), considera que en este asunto el papel del Papa fue muy positivo: “Fue un consuelo para todos aquellos que necesitaban una explicación”. Para Hannelore Bartscherer, que preside el Comité de Católicos de Colonia, Benedicto XVI debe volver a tratar el tema durante su visita a Alemania. “No hacerlo sería un error”, dice. “Las propias víctimas esperan que hable abiertamente sobre ello”.

Laicos progresistas versus laicos conservadores

Pero las expectativas que los fieles católicos depositan en el Papa van más allá, aunque existe un amplio abanico de opiniones y puntos de vista entre liberales y conservadores. Entre ellos, pocas cosas en común en la eterna discusión sobre una mayor participación de los católicos laicos en el servicio divino, en la vida dentro de las comunidades y en decisiones eclesiásticas importantes. Sobre temas candentes como el celibato y el acceso de las mujeres al sacerdocio, no cabe esperar consenso alguno. “Tengo la sensación de que algunos sectores plantean ciertas cuestiones, como la de las mujeres sacerdotes, como si se tratara de algo sobre lo que  se puede decidir de forma democrática, por votación”, dice Nils Sönksen.

Este estudiante de 25 años es el portavoz de “Generación Benedicto”, una red de jóvenes católicos que surgió durante la Jornada Mundial de la Juventud que tuvo lugar en Colonia en 2005. Sönksen está convencido de que en estos momentos “es una cuestión sobre la que el Papa ya se decidió y, por lo tanto, poco margen queda para el debate”. En cualquier caso, no se espera que el Pontífice hable sobre este asunto durante su próxima visita a Alemania.

 Más responsabilidades para los laicos

Tanto la liberal Hannelore Bartscherer como Stefan Vesper, esperan que Benedicto XVI se pronuncie sobre la precaria situación de algunas comunidades y sobre cómo asegurar que se siga celebrando misa cuando cada hay cada vez menos sacerdotes. Se vislumbra que la solución pueda estar en la decisiva ayuda del voluntariado laico. Bartscher considera que sacerdotes y laicos pueden tener las mismas responsabilidades. Los laicos ya asumieron numerosas tareas dentro de las comunidades y citan al pontífice: “El Papa dijo en un discurso que los laicos no estamos al servicio de los sacerdotes, sino que nosotros mismos representamos a la Iglesia”, dice Vesper, y añade que en el Concilio Vaticano II quedó reflejado este asunto. Este punto supone otra diferencia respecto al sector conservador, que en general se decanta por mantener la posición que los sacerdotes mantuvieron durante siglos. Sí se espera un pronunciamiento claro del Papa sobre este asunto.  

La cuestión ecuménica

El sumo pontífice ha dado pasos de gigante con respecto a las cuestiones ecuménicas con la Iglesia Evangélica. Por deseo explícito de Benedicto XVI, tendrá lugar un encuentro con su máximo representante y una celebración religiosa conjunta –sin Eucaristía, naturalmente. Para Hannelore Bartscherer, la Iglesia Católica es algo rígida al respecto, porque “la liturgia protestante y la católica son equivalentes, incluso en lo concerniente a la eucaristía. Esa es la realidad. Y todos se darán cuenta de ello“. Pero el conservador portavoz de “Generación Benedicto” opina que “en Alemania creíamos que bastaba cambiar una cosita de aquí y otra de allá para que automáticamente se produjera el encuentro con los protestantes. A mí eso no me parece posible”. Para Sönksen, solo a través del camino de la profundización en la fe se puede llegar a descubrir los puntos en común con otras confesiones. Quizá en este asunto la Generación Benedicto es más papista que el Papa. Por el contrario, Hannelore Bartscherer cree que, progresivamente, se puede ir recorriendo el camino  para llegar al encuentro con los protestantes.

Autor: Klaus Krämer/María Santacecilia
Editor: Pablo Kummetz

 

DW recomienda