1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Putin, "persona non grata" en el aniversario de Auschwitz

Hace 70 años, el Ejército Rojo liberó el campo de concentración de Auschwitz en la Polonia ocupada por Alemania. Sin embargo, el presidente ruso, Vladimir Putin, no ha sido invitado a la conmemoración.

El presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, ha dicho en vano que la mayoría de los soldados que liberaron Auschwitz habían sido rusos y que este hecho debía ser reconocido.

El presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, ha dicho en vano que la mayoría de los soldados que liberaron Auschwitz habían sido rusos y que este hecho debía ser reconocido.

La indignación en Rusia con Polonia y Occidente es grande. El desaire ha molestado profundamente a una nación que se siente tan orgullosa de su victoria sobre el fascismo hitleriano. Más aún: El ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Grzegorz Schetyna, desató una ola de críticas afirmando que el campo de exterminio había sido liberado por ucranianos.

"El intento de jugar en esta situación con sentimientos nacionalistas es absolutamente criminal y cínico", dijo el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, en respuesta a la aseveración de su colega polaco. "El Ejército Rojo liberó Auschwitz. En él servían rusos, ucranianos, chechenos, georgianos, tártaros y otros muchos soldados", subrayó el jefe de la diplomacia rusa hace algunos días durante un acto en Berlín.

Sin embargo, a la sombra del conflicto de Ucrania, Rusia no solo se queja de que Occidente la haya puesto en la picota como "agresor", sino también de que le niegue sus méritos históricos. Moscú acusa sobre todo al gobierno de Ucrania, apoyado por la Unión Europea, de usar esta crisis, la más grave desde el fin de la Guerra Fría, para una tergiversación sin precedentes de la historia.

"Falsificación de la historia"

Liberados por el Ejército Rojo, en el campo de Auschwitz-Birkenau, el 27 de enero de 1945.

Liberados por el Ejército Rojo, en el campo de Auschwitz-Birkenau, el 27 de enero de 1945.

Moscú reaccionó igualmente con estupor cuando el primer ministro proeuropeo de Ucrania, Arseni Yatseniuk, sostuvo en una entrevista concedida al canal televisivo alemán ARD que el Ejército soviético había invadido la Alemania de Hitler. Yatseniuk convierte a los nazis en víctimas y al Ejército Rojo en criminal, denunció el gobierno ruso.

En el espacio postsoviético, las acusaciones vertidas por el jefe de gobierno ucraniano hirieron duramente a mucha gente: con más de 20 millones de muertos, ningún país registró tantas víctimas como la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial. El presidente de la República Checa, Milos Zeman, acusó a Yatseniuk de falsificación de la historia. Sin embargo, las palabras de Zeman en defensa de Rusia no fueron motivo para cambiar los planes para la organización de la ceremonia conmemorativa en Auschwitz, ni tampoco las afirmaciones de algunos judíos prominentes insistiendo en que Putin es un "invitado importante".

Al final, tampoco surtió efecto la advertencia del presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, contra una politización del acto conmemorativo. Komorowski dijo que la mayoría de los soldados que liberaron Auschwitz habían sido rusos y que este hecho debía ser reconocido.

En medio de todo el revuelo político por la conmemoración, a Rusia no le pasó tampoco desapercibido el hecho de que durante una visita a Kiev, la primera ministra de Polonia, Ewa Kopacz, invitara personalmente a Auschwitz al presidente Petro Poroshenko.

Rusia organiza sus propios actos conmemorativos

Ahora, Rusia organiza sus propios actos conmemorativos. Una exposición en el Museo de la Gran Guerra Patria en Moscú describe cómo el Ejército Rojo liberó a Europa del Este del fascismo. Otra exposición especial recuerda a la masacre alemana de judíos en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau.

Putin estuvo en la celebración del 60 aniversariod e la liberación de Auschwitz.

Putin estuvo en la celebración del 60 aniversariod e la liberación de Auschwitz.

El Congreso Judío de Rusia alabó el hecho de que por primera vez en este país las autoridades rusas hayan elevado de rango una ceremonia recordatoria del Holocausto. Al parecer, Putin quiere participar en el acto que se celebrará este martes, día en que se conmemora el Holocausto en todo el mundo, en el Museo Judío de Moscú. Durante la presidencia de Putin se ha establecido en la capital rusa una comunidad judía muy activa, después de la persecución que habían sufrido los judíos en tiempos de la Unión Soviética, especialmente durante la dictadura de Josef Stalin.

Con motivo del aniversario, el presidente del Consejo Judío de Rusia, Yuri Kanner, subrayó la importancia de recordar que "en el Ejército Rojo, que puso fin a los terribles crímenes del nazismo, sirvieron más de 500.000 judíos, de los que murieron 200.000".

En Rusia, el momento culminante de los actos que se realizarán este año para recordar el 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial será un gran desfile militar en la Plaza Roja de Moscú el 9 de mayo. Para conmemorar el día de la victoria sobre la Alemania de Hitler, Rusia ha enviado invitaciones oficiales a decenas de países. Ya ha confirmado su participación el presidente de China, Xi Jinping, como informó, visiblemente satisfecho, el ministro del Exterior Lavrov. El vecino país es considerado por Rusia como su nuevo socio más importante en el escenario mundial.

DW recomienda