Putin llama a posponer controvertido referendo: ¿solo una maniobra táctica? | Europa | DW | 08.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Putin llama a posponer controvertido referendo: ¿solo una maniobra táctica?

Vladímir Putin, presidente de Rusia, llamó a los separatistas en el este de Ucrania a posponer la polémica consulta planeada para el 11 de mayo. El Gobierno de Kiev reaccionó en principio reservadamente.

Suena a sensación. Vladímir Putin, el presidente de Rusia, llamó a los separatistas prorrusos a posponer el referendo sobre una posible secesión de Ucrania planeado para el 11 de mayo. Putin hizo el llamado en una conferencia de prensa el miércoles (07.05.2014) en Moscú junto con Didier Burkhalter, presidente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE)

Como condición para ello, Putin mencionó el fin de las operaciones militares del Gobierno de Kiev contra los separatistas. Además llamó al diálogo.

Los dirigentes de la autollamada “República Popular de Donetsk” reaccionaron rápidamente. Posponer el referendo sería posible, dijo un representante de los separatistas según la agencia de noticias rusa Interfax. Sin embargo, el jueves (08.05.2014), los separatistas anunciaron que continuarán con los preparativos y que el referendo se llevará a cabo.

Separatistas: imposible realizar el referendo el 11 de mayo

El sorpresivo pedido de Putin tuvo lugar algunas horas después de que el servicio secreto ucraniano SBU hiciera pública la grabación de una conversación telefónica entre Dmitri Boizov, un representante de los separatistas, y Alexander Barkashov, dirigente del movimiento ruso de extrema derecha “Unidad Nacional Rusa”. “No lograremos llevar a cabo el referendo el 11 de mayo”, dice en él Boizov. La razón: las fuerzas armadas de Ucrania que tienen rodeados a los separatistas son numéricamente superiores a las fuerzas prorrusas en Donetsk. No obstante, la decisión del jueves parece indicar todo lo contrario. En todo caso, la situación es confusa.

Kiev lleva a cabo desde hace semanas operaciones militares contra los activistas prorrusos en el este del país. La ciudad de Sloviansk, considerada un bastión de los separatistas, está sitiada desde hace días por las fuerzas armadas de Ucrania y unidades especiales de la policía.

Jazeniuk: “solo es aire caliente”

El Gobierno de transición ucraniano reaccionó reservadamente a la propuesta de Putin. Arseni Jazeniuk, el jefe de Gobierno, dijo que no era más que “aire caliente”. “En Ucrania no hay ningún referendo planeado para el 11 de mayo” agregó luego de una sesión de gabinete en Járkiv, en el este de Ucrania.

Ostukraine Krise 06.05.2014 Donezk

Los separatistas insisten en el referendo el 11 de mayo.

Para Kiev, el referendo para una eventual secesión de los territorios de Donetsk y Luhansk, en el este de Ucrania, es ilegal. La legislación solo prevé la posibilidad de realizar un referendo en todo el país, pero no a nivel regional, dice el Gobierno.

En el referendo se pondría a votación la independencia de ambas regiones, dijo Oleg Zariov, exdiputado del Parlamento de Ucrania, en la televisión rusa. Yariov agregó que votaciones similares tendrán lugar también en otras regiones del este y el sur de Ucrania. El plan es proclamar luego un nuevo Estado, que llevaría el nombre de “Nueva Rusia”.

Kiev bajo presión

Expertos occidentales son moderadamente optimistas en relación con las declaraciones de Putin. “En Moscú se ha producido un cambio” dijo a DW Hans-Henning Schröder, experto en Rusia del think tank Fundación Ciencia y Política (SWP), de Berlín. Agregó, sin embargo, que cree que se trata también de un paso táctico de Moscú, que aparentemente quiere continuar manteniendo el control sobre la situación en Ucrania.

De la misma opinión es Gerhard Mangott, de la Universidad de Innsbruck, en Austria. Putin muestra que está dispuesto a hacer concesiones, dijo, y “pone bajo presión a la otra parte”, dijo Mangott a DW. La razón de ello es “la presión de Occidente”, agregó. “Con su propuesta, Putin le quiere quitar argumentos a quienes desean imponer nuevas y más fuertes sanciones contra Rusia”, concluye Mangott.