1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Protestas por asunción de obispo chileno acusado de encubrimiento

El designado obispo de la ciudad chilena de Osorno, Juan Barros, asumió oficialmente su cargo en medio de protestas de fieles que aseguran que el sacerdote encubrió actos de pedofilia.

Numerosos manifestantes lograron ingresar a la iglesia y consiguieron por momentos interrumpir la ceremonia.

Numerosos manifestantes lograron ingresar a la iglesia y consiguieron por momentos interrumpir la ceremonia.

"Juan Barros, no somos tu rebaño", lo abucheó un grupo de manifestantes estimado en más de 600 personas, muchos de ellas vestidas de negro y portando cientos de globos negros, según informó la policía que desde temprano desplegó un fuerte contingente para resguardar el orden en las afueras de la Catedral.

Numerosos manifestantes lograron ingresar a la iglesia y consiguieron, por momentos, interrumpir la ceremonia con gritos de "pedófilo" y "cura pedófilo", que impidieron que Barros realizara con normalidad la eucaristía. Portaban carteles en los que le exigían al obispo que se marchara. Algunos manifestantes incluso intentaron agredir al religioso, le lanzaron pequeños objetos e hicieron que el mitra se le cayera. "Hemos pedido a todas las instancias que se vaya pero nadie nos escucha", dijo una mujer a radio Cooperativa, enfrente de la catedral de Osorno, ubicada a unos 920 kilómetros al sur de la capital chilena, donde también se produjeron algunos enfrentamientos.

Los gritos de pedófilo y cura pedófilo, que impidieron que Barros realizara con normalidad la eucaristía.

Los gritos de "pedófilo" y "cura pedófilo", que impidieron que Barros realizara con normalidad la eucaristía.

Juan Barros, quien fue designado obispo el 15 de enero pasado, es acusado por víctimas de abusos sexuales de los años '80 de haber observado los atropellos que cometía el padre Fernando Karadima, recluido de por vida por orden del Vaticano. "Se besaba incluso con Karadima", reveló una de sus víctimas, Juan Cruz.

En días previos a la ceremonia de entronización de Barros, organizaciones como el Movimiento Laico OLA, que dirige Juan Carlos Claret, confesó que existía "preocupación" en la comunidad católica por la designación del religioso. "¿Cómo alguien que no fue vigilante (con la pedofilia) puede ser obispo?", reclamó entonces. "No le vamos a entregar la diócesis de Osorno", añadió.

Monseñor Barros asegura que jamás supo de los hechos de que se le acusan

Monseñor Barros asegura que jamás supo de los hechos de que se le acusan

Por su parte, la Congregación de los Sagrados Corazones también cuestionó su investidura: "El nombramiento de monseñor Juan Barros como obispo de Osorno nos ha dejado perplejos", dijo el Superior Provincial de la orden, Alex Vigueras, en una editorial en el sitio web de su comunidad religiosa.

Sin embargo, monseñor Barros ha asegurado que jamás supo de los hechos de que se le acusan, por lo que ha descartado renunciar. No obstante el rechazo contra su persona, tanto el Nuncio Apostólico en Chile, Ivo Scapolo, como la Conferencia Episcopal han respaldado su nombramiento. Scapolo fue una de las pocas autoridades eclesiásticas que llegó a acompañar a Barros en la ceremonia, mientras el cardenal Ricardo Ezzati, quien también ha sido fuertemente cuestionado por este caso, no llegó a Osorno tras argumentar problemas de agenda.

RML (dpa, medios)

DW recomienda