1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Protestas contra Sarkozy en Chad por intromisión en caso de niños

Grupos de manifestantes en Chad pidieron que los siete europeos liberados el fin de semana vuelvan al país para ser juzgados por intentar llevarse a 103 niños africanos, mientras los seis franceses que aún permanecen en prisión pidieron libertad bajo fianza.

Los manifestantes levantaron pancartas criticando al presidente francés Nicolas Sarkozy, que estuvo en Chad para liberar a tres periodistas franceses y cuatro azafatas españolas y ha prometido volver por otros diez europeos que enfrentan cargos por secuestro.

"El presidente Nicolas Sarkozy se ha convertido en el verdadero campeón de los traficantes franceses de niños", dijo en un comunicado leído por uno de los más de cien manifestantes, en su mayoría varones jóvenes, a las puertas del tribunal de Yamena. "Pedimos a Nicolas Sarkozy que traiga de vuelta a los siete cómplices para que puedan ser juzgados en Chad junto con los otros traficantes, que seguirán en Chad", dijo el comunicado de los manifestantes, que corearon "Justicia en Chad." A menos que estén organizadas por el Gobierno, las protestas espontáneas son inusuales en este empobrecido país centroafricano. Seis franceses detenidos por abuso infantil y fraude comparecieron en el tribunal el jueves y pidieron libertad bajo fianza.

"Hemos pedido para cada uno de los seis franceses detenidos que sean puestos en libertad. El juez tiene diez días para tomar su decisión", dijo Mario Stasi, uno de sus abogados de la defensa, a los periodistas al dejar el tribunal tras la audiencia. El Arca de Zoé, el grupo francés al que pertenecen, dijo que los niños eran huérfanos de Darfur, pero la ONU señaló que casi todos tenían al menos un progenitor y procedían de la zona fronteriza entre Chad y Sudán.

Stasi dijo que el juez se había reunido con los seis, además de con un sospechoso chadiano que trabajaba como intérprete. "El intérprete, que es de hecho el que denunció a todos, se vio forzado a admitir que cuando estaba traduciendo dijo que eran niños procedentes de Darfur. Si eso es cierto, es él quien ha engañado a todo el mundo," dijo Stasi. Anteriormente, un abogado del Estado dijo que las autoridades decidirían en 48 horas si el grupo sería juzgado en un caso civil o penal. Tres tripulantes españoles y un piloto belga de 74 años también están detenidos, acusados de complicidad. Agencias