1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Protestas checas, a 25 años de la Revolución de Terciopelo

La República Checa conmemoró hoy el 25 aniversario de la llamada Revolución de Terciopelo, que puso fin al régimen comunista en 1989, en medio de protestas contra el actual presidente del país, el socialdemócrata Milos Zeman. Unas 8.000 personas participaron esta tarde en una gran marcha de protesta contra el controvertido mandatario por el centro de Praga, coreando lemas como "Vete del Castillo", en alusión a la sede de la presidencia, o "Me avergüenzo de mi presidente".

La protesta arrancó desde el campus universitario de Albertov, escenario de las concentraciones estudiantiles que iniciaron la caída del sistema comunista hace 25 años. Los manifestantes acusaron a Zeman, un antiguo militante del Partido Comunista checoslovaco, de restarle importancia a la marcha estudiantil del 17 de noviembre de 1989, detonante de los cambios políticos en la entonces Checoslovaquia. La histórica protesta fue calificada este fin de semana por el presidente, de 70 años, como "una de tantas por aquellos años".

Sus críticos le achacan además el haber usado palabras vulgares y no propias de un presidente en una reciente entrevista a la radio pública checa, cuando habló del grupo ruso disidente "Pussy Riot". Por eso, una muchedumbre se congregó en la Avenida Nacional de Praga para mostrarle "la tarjeta roja" al presidente checo.

En un mitin celebrado en Albertov, el jefe de Estado aseguró sin embargo "no tener miedo" a sus críticos, "como no tuve miedo hace 25 años". Zeman, quien en otro acto celebrado en la sede presidencial recibió a los mandatarios de las vecinas Polonia, Eslovaquia, Hungría y Alemania, aseveró: "No sé quién de vosotros estuvo en la Avenida Nacional hace 25 años. Yo sí que estuve".

En el principal acto político de hoy, el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, destacó los logros del país centroeuropeo en el último cuarto de siglo y recordó "el importante y positivo momento que le aportó la libertad a los checos" hace 25 años. Al mismo tiempo, el jefe de Gobierno socialdemócrata advirtió de la necesidad de luchar contra la corrupción política, uno de los asuntos que más preocupan a la ciudadanía en estos momentos. "Ahora se trata de que funcione un Estado en el que los bienes públicos no son robados", manifestó Sobotka.

Los miembros del Gobierno checo depositaron hoy una ofrenda floral en el monumento que recuerda la marcha estudiantil de la Avenida Nacional de Praga. Ese lugar, que fue testigo de la brutalidad con que la policía disolvió la manifestación estudiantil pacífica en el otoño de 1989, estaba hoy lleno de símbolos de los nuevos tiempos.

Jóvenes artistas protagonizaron, por la tarde, en el centro de Praga, una llamada "Peregrinación de Terciopelo", con cabezudos y objetos alegóricos, a modo de sátira por los errores cometidos durante la transición o las asignaturas pendientes del país. En un gran encerado los ciudadanos podían depositar un mensaje o exponer libremente sus ideas; también había una jaula de color rojo vacía, con el letrero "sin comunistas", o actuaciones en vivo de numerosos conjuntos musicales locales.

También estaba prevista para hoy una gran cadena humana por el centro de Praga para recordar aquel momento histórico en que se exigió al régimen totalitario que abandonara la escena política (EFE).