1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Pronósticos sombríos: la recesión se agrava en Europa

La Comisión Europea ha revisado a la baja sus previsiones económicas. El Producto Interior Bruto se contraerá este año un 4%. Crecerán el paro y el déficit y no se volverá a la senda del crecimiento hasta 2011.

default

Negros nubarrones se ciernen sobre la economía del continente.

La crisis no da tregua a la Unión Europea (UE). Tras un primer trimestre del año nefasto para la actividad económica, el ejecutivo comunitario se ha visto obligado a revisar a la baja sus previsiones. Hace apenas cuatro meses, el pasado enero, la Comisión Europea pronosticaba un retroceso del Producto Interior Bruto (PIB) del 1,8% para el conjunto del 2009. La realidad, sin embargo, ha superado a las expectativas. Si no hay nueva revisión en los próximos meses, el año acabará para el conjunto de 27 países miembros con un descenso de la actividad económica del 4%.

Se trata, en palabras del comisario europeo de Asuntos Económicos, el español Joaquín Almunia, de "la recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial". Además, sin excepciones. Tanto los miembros de la zona euro como el resto de socios comunitarios se verán afectados por el contexto de recesión. Un retroceso de la economía que se alargará más allá de 2009. Para el año que viene se espera la tan ansiada recuperación. Sin embargo, ésta se producirá de forma paulatina y no será lo suficientemente vigorosa para traducirse en crecimiento. De hecho, para el conjunto de la UE la Comisión Europea prevé un mínimo retroceso del 0,1% para 2010.

La crisis no será igual para todos

Joaquin Almunia

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia.

Se trata, por supuesto, de medias estadísticas porque la crisis no va a afectar a todos por igual. Algunos países, como Irlanda, experimentarán este año un retroceso del PIB del 9%. Cifras algo inferiores, aunque sensiblemente negativas, registrarán países como Alemania (-5,4%), Italia (-4,4%) y España (-3,2%). Además, todos ellos vivirán la recuperación a ritmos diferentes. En el caso de España, por ejemplo, de forma "más lenta" según Almunia, como consecuencia del ajuste del sector de la vivienda.

Así, mientras la economía española se mantendrá en tasas negativas en 2010, países como Alemania o Italia regresarán ya a la senda del crecimiento el próximo año, aunque sea de forma más bien modesta -con un 0,3% y un 0,1% de repunte del PIB, respectivamente.

Tampoco vivirán de igual forma la recesión todos los mercados de trabajo de los 27 socios miembros. Mientras el desempleo se elevará al 20,5% de la población activa en España durante 2010, la media comunitaria apenas se acercará al 11%, al 10% en el caso de la eurozona. Datos mejores que los españoles, sin duda, pero que no esconden, en palabras del comisario de Asuntos Económicos, que nos hallamos ante "el peor momento para el empleo de la UE".

Las cuentas públicas se resienten

Uno de los mayores damnificados por la crisis va a ser el equilibrio presupuestario. El límite en el déficit del 3% del PIB que marca el Pacto de Estabilidad va a ser ampliamente rebasado. De media, el déficit del conjunto de la UE alcanzará este año el 6%, para elevarse hasta el 7,3% en 2010. Las causas son diversas. De entrada, la crisis provoca un descenso de los ingresos. Además, el gasto se incrementa por el aumento del número de personas que perciben prestaciones sociales, así como por los paquetes económicos aprobados por los diferentes gobiernos nacionales.

Se calcula que el gasto público será equivalente este año al 5% del PIB de la UE, un gasto destinado a llenar el vacío tras la caída experimentada por la inversión privada. Sea como sea, los ministros de Finanzas de la zona euro se han comprometido a retornar a los límites del Pacto de Estabilidad y Crecimiento una vez que la crisis sea historia. Es decir, no antes del tercer trimestre de 2010.

Solidaridad con los socios en aprietos

Euro Münzen

El déficit afectará las cuentas públicas de los países miembros.

También han acordado los ministros de Finanzas de la UE duplicar el fondo destinado a asistir a los países comunitarios que no forman parte de la eurozona y que se están viendo afectados por graves desequilibrios en su balanza de pagos. El dispositivo pasará a estar dotado con 50.000 millones de euros. De ellos, 14.600 millones ya se han comprometido. Además de Hungría (6.500 millones) y Letonia (3.100), que ya recibieron créditos en los últimos meses, Rumania se ha sumado con 5.000 millones de ayudas al grupo de beneficiarios del fondo.

Autores: Christoph Hasselbach / Emili Vinagre

Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda