¿Promueve la legalización de la prostitución el tráfico de personas? | Así es Alemania | DW | 07.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

¿Promueve la legalización de la prostitución el tráfico de personas?

Más del 90% de las personas que trabajan en Europa en la prostitución son extranjeras, muy pocas por voluntad propia. "Prostitución y tráfico de seres humanos es casi sinónimo", dice parlamentaria francesa.

default

Un informe acerca de la prostitución en Francia tiene eco europeo.

Se aviva el fuego del debate acerca de la prostitución en Europa. Un informe presentado por una comisión parlamentaria francesa describe la situación de los trabajadores del “barrio rojo” no sólo en Francia. “Prostitución – la urgente necesidad de responsabilidades” se titula.

Seis meses les llevó preparar este trabajo de 383 páginas. Un grupo de diputados franceses llevó a cabo en varias ciudades grandes unas 200 audiencias con prostitutas, asociaciones de trabajadores de la calle, juristas, policías, médicos, psicólogos e investigadores. También se desplazaron a Holanda, Bélgica, Suecia y España.

En Holanda la prostitución, como en Alemania, está permitida; en Suecia, por el contrario, la compra de servicios sexuales está penada por la Ley desde 1999. En España se organizan campañas para convencer a los hombres de no optar por estos servicios.

En sus investigaciones, el grupo de trabajo detectó sobre todo que “cada vez que un país intenta reglamentar la prostitución -es decir legalizarla dándole estatus jurídico-, el tráfico de personas se incrementa”, dice la parlamentaria socialista Danielle Bousquet. En otras palabras, prostitución y tráfico de seres humanos es casi sinónimo. Más del 90 por ciento de las personas, en su mayoría mujeres, que se dedican a la prostitución son jóvenes extranjeras. Éstas se encuentran en manos de organizaciones de proxenetas.

En Francia no es ilegal

Se calcula que en Francia hay unas 20.000 personas trabajando en ese medio; la cifra oscura es mucho mayor. Desde mediados del siglo XX, ejercer la prostitución no es ilegal, pero sí están prohibidos los burdeles y el proxenetismo. El Estado intenta ofrecer posibilidades para retirarse de la actividad y eliminar la discriminación. Desde hace algunos años se escucha a compradores de estos servicios que les molesta que las prostitutas sean menores de edad, deficientes mentales o sean víctimas de las mafias.

Prostitution Zwangsprostitution Frau auf der Straße Prostituierte

En Francia, el 90 por ciento de los trabajadores del sexo son mujeres

El caso alemán

El sistema alemán se ve diferente: en el año 2001 la prostitución fue legalizada; hoy trabajan en el ramo 400.000 personas con el título de “trabajadores del sexo”. Esta liberalización del ramo tuvo consecuencias que conmovieron a las feministas.

“El motivo fue la Copa Mundial de Fútbol que se jugó en Alemania en el 2006. Para nuestro horror tuvimos que presenciar cómo de muchos países se traía a muchachas jóvenes para satisfacer las necesidades sexuales de los fanáticos del fútbol”, comenta Bousquet.

Reformando la reforma

Entre las trabajadoras sexuales había muchas que prostitutas contra su voluntad. El porcentaje de quienes eligen libremente este trabajo es, según informes de la Policía, cada vez más limitado. Sin embargo, los representantes de la Ley no tienen acceso al medio para detectar las redes y librar a las víctimas de los tratantes de blancas. En noviembre de 2010, los ministros del Interior alemanes pidieron reformar la ley de 2001de tal manera que la Policía pueda manejar mejor el ramo. Un paquete de leyes se encuentra en camino con el objeto de combatir mejor el tráfico humano y la prostitución forzada.

Symbolbild Menschenhandel und Zwangsprostitution

El mundial de Fútbol 2006 en Alemania fue un ejemplo.

Penalizar al cliente

En su informe, los parlamentarios franceses recomiendan penalizar la compra de servicios sexuales, es decir, disuadir a los clientes. Esta recomendación es compartida por Claire Quidet trabaja desde hace tiempo en una asociación que ayuda a las prostitutas que quieren abandonar el ramo: “La prohibición de compra de servicios sexuales en general tiene un efecto en el tráfico de personas, pues no hay diferencia entre el cliente que busca los servicios de una prostituta que ha optado libremente por ese oficio y el cliente que compra los de una prostituta a la fuerza”.

Para los parlamentarios franceses, la ley sueca es un modelo a seguir. Noruega e Irlanda también han optado por ella. “Cuando Suecia prohibió la compra de servicios sexuales, sólo un 30 por ciento de los ciudadanos estaba a favor de la esta ley. Once años más tarde, el 75 por ciento de los suecos la favorece”, cuenta Bousquet.

Después de la investigación para este informe - en el cual se exige mejorar la asesoría y la asistencia a las personas que quieran abandonar el ramo - Danielle Bousquet está más convencida que nunca: la prostitución es una forma extrema de violencia contra las mujeres. Su trabajo ha tenido eco, también fuera del país: el gobierno belga se replantea la planificada legalización de la prostitución en el país.

Autora: Suzanne Krause/Mirra Banchón
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda