1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Promesas en Alemania, nacionalizaciones en Gran Bretaña

El presidente del Instituto de Investigación Económica de Halle (IWH) analizó para DW-WORLD la promesa del gobierno alemán, que calificó de "psicológica"

default

¿Es suficiente la palabra de Angela Merkel?

¿Puede el gobierno de coalición liderado por Angela Merkel realmente garantizar los depósitos de quienes tienen ahorros en bancos alemanes? La cantidad no es precisamente despreciable. Según cálculos de la Asociación de los Bancos Alemanes (DBD), la cifra podría rondar los 1,6 billones de euros, más de la mitad del Producto Interior Bruto (PIB) del país -en 2007, el PIB alemán se situó en 2,8 billones de euros.

Para que nos hagamos una idea, la suma de los depósitos de los ahorradores alemanes supera las pérdidas que en todo el mundo ha originado la crisis del sistema financiero, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) estableció en 1,4 billones de dólares -un billón de euros-.

¿Los gobiernos como garantes? El caso islandés

Según el presidente del Instituto de Investigación Económica de Halle, (IWH) Ulrich Blum, asegurar al 100 por ciento una cantidad de tal magnitud no es posible y sólo cabe interpretar el anuncio del ejecutivo germano en clave "psicológica". "Se trata de tranquilizar, de lanzar un mensaje de confianza a los ciudadanos en el sistema", afirma Blum.

Como ejemplo de la incapacidad de los gobiernos en situaciones extremas, el presidente del IWH pone a Islandia, sumida en una crisis sin precedentes ante la falta de liquidez de su sistema bancario, el principal motor del país, y que puede desembocar en la bancarrota. Unos 350.000 ciudadanos británicos y holandeses con cuentas en la filial de internet de una entidad islandesa han visto como sus depósitos han quedado congelados y no pueden retirar sus ahorros.

Pues bien, en el caso islandés, y pese a que el gobierno ha tomado las riendas de la situación nacionalizando la segunda y tercera entidad islandesas, el mismo primer ministro ha afirmado que el país podría quebrar. La suma de balance de los tres mayores bancos es 10 veces mayor que el BIP anual del país.

No hay capacidad de acción

"Los gobiernos no pueden fabricar billetes", añade gráficamente Ulrich Blum, "sólo pueden inyectar confianza en el sistema". Una confianza que, para el presidente del Instituto de Investigación Económica de Halle es responsabilidad tambien de las entidades financieras, obligadas a mantener su "honradez" a la hora de comunicar sin reservas a las autoridades cuál es su verdadera situación contable. A fin de cuentas, la confianza es la principal herramienta para que la liquidez no se vea resentida.

Respecto al futuro más próximo, Blum considera que "es muy difícil de predecir". "Lo deseable", afirma, "es que no tengamos un caos cada semana, y eso se consigue con transparencia" y un "trabajo conjunto" entre el poder político y los actores económicos.

Inyección de liquidez en Gran Bretaña

En la línea de intervencionismo gubernamental que la crisis financiera ha desatado en medio mundo, el gobierno británico presentó este miércoles un plan de rescate financiero valorado en 50.000 millones de libras esterlinas -unos 68.000 millones de euros.

El plan conllevará una nacionalización parcial de la banca y permitirá inyectar capital a las ocho principales entidades con el objetivo de garantizar que sus necesidades de liquidez queden cubiertas. El primer ministro, Gordon Brown, aseguró que las medidas "van más allá" de las articuladas por Estados Unidos en su plan de 700.000 millones de dólares.

DW recomienda