1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Prodi quiere solucionar crisis de la basura con el Ejército y nuevas plantas

El gobierno italiano presentó hoy un plan para tratar de solucionar la dramática crisis por los residuos en Nápoles: la idea es actuar en la región de Campania con más efectivos del Ejército, con nuevas plantas incineradoras y un comisario especial.

El paquete de medidas fue presentado hoy después de una reunión de tres horas del gabinete en Roma. Además, se pide a las comunas en la región del sur de Italia que elaboren en las próximas dos semanas procedimientos para separar la basura y los pongan en práctica.

El primer ministro, Romano Prodi, le encargó al ex jefe de policía Gianni De Gennaro como encargado especial que supervise la solución y los problemas en los próximos 120 días.

Todos los depósitos "inmediatamente utilizables" deben ser reabiertos y usados para paliar la situación. Además, se planean numerosas plantas nuevas, entre ellas tres plantas incineradoras.

En tanto, los soldados ayudarán a transportar las alrededor de 100.000 toneladas de residuos en la región del sur de Italia. Prodi dijo que Campania debía estar lo antes posible y de forma independiente, sin ayuda externa, en condiciones de procesar su propia basura.

Mientras tanto, las tensiones permanecieron altas en el suburbio de Pianura, donde estallaron disturbios en la noche del lunes después de que el gobierno anunciara que un vertedero local sería usado para tirar la basura que inunda la ciudad tras casi dos semanas de inactividad de los recolectores de residuos.

El anuncio incendió el ánimo de los habitantes, porque contradecía una decisión comunicada horas antes acerca de que no sería reabierto el vertedero cerrado hace más de una década por problemas sanitarios.

Los manifestantes incendiaron dos autobuses públicos y atacaron con piedras a los bomberos que fueron a apagar el fuego. Numerosas personas resultaron heridas además al intervenir la policía antidisturbios.

Las autoridades municipales y regionales de Nápoles han sido muy criticadas por la forma de afrontar la crisis, que comenzó cuando los basureros se negaron a seguir operando con sus camiones porque los vertederos están llenos.

La alcaldesa de la ciudad, Rosa Russo Iervolino, que pertenece a la coalición de centro-izquierda de Prodi, se defendió alegando que el ministro de Medio Ambiente, Alfonso Pecoraro Scanio, conocía el problema de la basura desde hace más de un año pero que "no hizo

nada".

Pecoraro Scanio acusa por su parte a la mafia local, la Camorra, que alega ha impedido las iniciativas del gobierno en su afán de seguir controlando el lucrativo negocio de la recolección de basura, incluyendo el reciclaje.

En tanto, expertos advierten acerca de los peligros para las aguas subterráneas en caso de que las pilas de basura sigan creciendo y la lluvia haga que los residuos terminen en los sistemas de canalización.

El lunes, el gobierno ordenó al Ejército que recoja parte de las 100.000 toneladas de basura que se acumularon en Nápoles y alrededores desde que comenzó la crisis. (dpa)