1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Primera jornada de consultas del G7 en Lübeck

En Lübeck comenzaron las primeras consultas de los ministros de Exteriores del G7. Solo seis acudieron a la cita a falta de John Kerry, que llegará el segundo día.

Steinemeier firmó el libro de visitas de la ciudad.

Steinemeier firmó el libro de visitas de la ciudad.

La ciudad de Lübeck saludó con una canción marinera en inglés a los participantes en la cumbre de ministros de Exteriores del G7. “Nos sentimos fuertes y vamos navegando”, cantaba el coro de voces masculinas con acordeón y guitarra. El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier se mostraba orgulloso de poder saludar a sus colegas en la ciudad hanseática. Sin embargo, el ambiente festivo se desvaneció pronto, cuando Steinmeier aludió en su saludo a las crisis y conflictos que dominarán las conversaciones.

Protestas contra el G7.

Protestas contra el G7.

“Nos enfrentamos a muchos conflictos con Estados y catástrofes”, aclaraba: “Por eso tenemos que trabajar juntos como Gobiernos y utilizar todos los instrumentos diplomáticos para superar esos problemas”, continuaba el ministro alemán. Steinmeier también tuvo tiempo para recordar al excanciller del SPD Willy Brandt, nacido en Lübeck, cuando dijo: “La paz no es todo. Pero sin paz todo lo demás no vale nada”. Una frase que podría servir de guía para los siete ministros en sus conversaciones.

Crisis y conflictos en el orden del día

Los dirigentes internacionales tienen poco tiempo para sus conversaciones. Pero aun así, la agenda está repleta de temas muy importantes: Crisis de Ucrania, conflictos en Oriente Medio y las negociaciones atómicas con Irán. Por si fuera poco, la presidencia del G7 quiere impulsar además otras dos iniciativas. Por una parte, prestar más atención al continente africano. Sobre todo en cuanto a las lecciones extraídas de la crisis del ébola, cómo evitarlo y controlarlo en el futuro. Además, el Gobierno federal quiere hablar por primera vez de la seguridad marítima. El 90% del comercio mundial viaja por mar y las tres cuartas partes transitan por zonas críticas o inseguras, explicaba Martin Schäfer, vocero del ministerio alemán de Exteriores. Por eso, Steinmeier buscará aprobar la declaración de Lübeck sobre seguridad marítima en el marco del G7.

Ninguno de los conflictos podrán solucionarse en los próximos meses, precisó Steinmeier. Se necesita paciencia. La presidencia alemana del G7 será difícil hasta que termine en junio con la cumbre del castillo bávaro de Elmau. Pero también las siguientes presidencias tendrán que enfrentarse a estos conflictos. “Tenemos que ser realistas y ver que en este momento estamos bajo mucha presión y que este tipo de gestión de crisis extraordinaria seguramente será la pauta normal para los próximos años”, sentenció Steinmeier.

Kerry informará sobra las conversaciones con Irán

En cuanto al tema Irán, quedó pospuesto para la agenda del miércoles cuando llegue el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, con demora debido a una audiencia en el Congreso estadounidense sobre las negociaciones con Teherán. Steinmeier ve con optimismo el paso dado al respecto con las conversaciones de Lausana. Pero todavía se necesitarán más negociaciones hasta llegar a un acuerdo con Irán en junio.

Lübeck en estado de excepción

En conversaciones con ciudadanos de Lübeck reunidos frente al ayuntamiento, Steinmeier también tuvo tiempo para agradecer la cálida acogida de la ciudad hanseática a los ministros del G7 y pidió comprensión por las incomodidades provocadas por la organización. Ante las esperadas manifestaciones, 3.500 policías velaban por la seguridad en la ciudad. Muchas calles estaban bloqueadas y el otrora animado centro de la ciudad estaba vacío, aparte de cientos de manifestantes que protestaban frente al centro de congresos con banderas.