1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Primer ministro iraquí promete expulsar al EI en 2016

Haider al Abadi aseguró que las milicias radicales serán eliminadas en el curso del año entrante y dijo que los ojos ahora están puestos en liberar Mosul.

El triunfo de las fuerzas armadas iraquíes sobre el Estado Islámico en la ciudad de Ramadi parece haber inyectado nuevos ánimos en la administración del primer ministro Haider al Abadi, quien este lunes (28.12.2015) habló en la televisión para felicitar a los militares por el éxito obtenido en una localidad que había caído en manos de los radicales en mayo, cuando el mismo Ejército huyó sin defender la ciudad.

Al Abadi sostuvo que “si 2015 fue el año de la liberación, 2016 será el año de grandes victorias, terminando con la presencia de Daesh (Estado islámico) en Irak y Mesopotamia”. “Vamos a liberar Mosul, lo que será el tiro de gracia para Daesh”, añadió el político, quien no aclaró si ahora las fuerzas armadas se prepararán para batallar por esa importante urbe o si antes se concentrarán en liberar otras regiones del país.

Las tropas iraquíes volvieron a hacer flamear la bandera de su país sobre el complejo gubernamental de Ramadi, poniendo fin así a la lucha por retomar la ciudad. Las autoridades aseguraron que antes del comienzo de la batalla la mayoría de la población civil pudo ser evacuada, aunque se acusó a los radicales del Estado Islámico de utilizar a los vecinos como escudos humanos. Aún quedan bolsones pequeños de resistencia en las afueras de la ciudad.

Resultado de duro trabajo

El coronel estadounidense Steve Warren, portavoz de la coalición militar que bombardea las posiciones de los radicales, sostuvo que “la toma del centro gubernamental es un éxito significativo y el resultado de muchos meses de duro trabajo”. De acuerdo con el vocero militar, la coalición lanzó más de 630 bombardeos aéreos en la región en los últimos seis meses, además de entrenar y equipar al Ejército, las fuerzas antiterroristas y a los policías que participaron en los combates.

El ministro de Finanzas iraquí, Hoshiyar Zebari, dijo a la agencia de noticias Reuters que la captura de Ramadi era ya un hecho, pero añadió que el gobierno ahora tiene mucho trabajo por delante en la reconstrucción de la ciudad, así como en convencer a la gente desplazada de que se puede volver a vivir en ella. “Lo más importante es asegurar Ramadi, porque Daesh podría volver a atacarla”, dijo en una entrevista en Bagdad.

El premier Abadi tomó el poder en septiembre de 2014 en Irak, después de los rutilantes avances obtenidos por el Estado Islámico en territorio del país. Desde entonces, ha intentado unir a chiitas y sunitas en la lucha contra la milicia terrorista.

DZC (AFP, Reuters)


DW recomienda