1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Presidente polaco desestima críticas de Bruselas

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, ha desdeñado en una entrevista en el semanario alemán "Der Spiegel" las críticas vertidas contra el Gobierno tanto en su país como en Europa por la polémica reforma del Tribunal Constitucional. "En Polonia hay una disputa política, pero de ningún modo está en peligro la democracia", aseguró Duda, que fue elegido a mediados de este año y pertenece al partido nacional-conservador Justicia y Ley (PiS), al igual que el Gobierno que salió de las elecciones parlamentarias de octubre. El cambio político en Polonia "no gusta a muchos" en el otro lado del espectro político y por eso, argumenta Duda en el último número de la revista alemana, tratan de darle al Ejecutivo en Varsovia una imagen negativa. Para el presidente polaco es obvio que el nuevo Gobierno trate de ocupar los "puestos importantes de la administración pública". El Sejm (Parlamento polaco) aprobó el martes, tras una tensa sesión de once horas, una modificación de la ley que rige al Tribunal Constitucional gracias a la mayoría absoluta del PiS. La reforma eleva de la mayoría simple a los dos tercios el respaldo necesario que deben tener los fallos del Constitucional. Este cambio es especialmente significativo porque el Gobierno nombró para este tribunal a cinco nuevos jueces (de un total de 15) nada más acceder al poder y obliga además a que en las sentencias participen al menos 13 magistrados. Además, el cambio obliga al tribunal a atender en orden cronológico las demandas recibidas -lo que postergaría las que pudiesen atañer a sus decisiones- y suprime toda mención a la independencia del Constitucional con respecto al poder político. La oposición política polaca en bloque, de los liberales a los izquierdistas, la sociedad civil y el poder judicial han criticado fuertemente la polémica reforma por considerar que maniata a la institución. La Comisión Europea y el Parlamento Europeo también se han mostrado escépticos ante la deriva del nuevo Gobierno polaco. (EFE)