1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Presidente de Société Générale seguirá en su cargo

Pese a las presiones para que dimitiera, el presidente del banco francés Société Générale, Daniel Bouton, seguirá en el cargo, aunque con un comité de crisis de tres personas a su lado, según decidió hoy el consejo de administración de la entidad.

El nuevo gremio investigará el trasfondo de las pérdidas por 4.900 millones de euros (7.100 millones de dólares) que ocasionó supuestamente un operador bursátil mediante una serie de engaños. También deberá asegurarse de que no pueda repetirse algo así en el futuro.

El consejo de administración mantiene a Bouton para que éste "asuma sus responsabilidades" y ayude "a superar la crisis". Previamente, el presidente había señalado que planea un aumento del capital de 5.500 millones de euros.

En un comunicado, el banco señala que tanto Bouton como el co-CEO Philippe Citerne "asumen plenamente sus responsabilidades desde el inicio de la crisis" y que han presentado su renuncia, que fue rechazada.

El banco acusa al operador de 31 años Jérôme Kerviel de ser el responsable de las pérdidas. Existe ya una investigación en su contra por falsificación, abuso de confianza e ingreso no autorizado en sistemas informáticos. En caso de ser hallado culpable podría ser condenado a varios años de cárcel y una fuerte multa.

El consejo aludió a las "responsabilidades" de Bouton tras unas declaraciones previas del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en las que sugería que debía renunciar. "No es tarea del jefe de Estado decidir sobre la renuncia del jefe de una empresa", había señalado antes de la reunión de hoy un miembro del consejo de administración, Philippe Pruvost.

La presión sobre Bouton y el resto de altos dirigentes del banco aumentó el martes después de que las declaraciones de Kerviel a la policía contradijeran la versión de Société Générale.

La página web MediaPart señala que Kerviel declaró a la policía que sus superiores "hicieron la vista gorda" ante sus operaciones mientras ganaron dinero con ellas.

Los sindicatos exigieron entretanto mejores controles para que los hechos no vuelvan a repetirse. "Queremos iniciar con la gerencia una discusión sobre los mecanismos de control y la organización del trabajo", afirmó el sindicalista Michel Marchet a la revista "Nouvel Observateur".

Tras rumores de adquisición las acciones de Société Générale subieron por primera vez desde que se conociera el escándalo y se llegaron a pagar esta tarde en la Bolsa a 78,70 euros (116 dólares). En mayo del año pasado se cotizaban a 162 euros (unos 239 dólares).