1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Presidente alemán: “es importante ocuparse de los Balcanes”

El presidente alemán, Horst Köhler, concluye su viaje oficial a Croacia y Macedonia. Ambos países aspiran a ingresar a la Unión Europea: el primero podría ser miembro en 2010, el segundo tiene aún una crisis que superar.

default

El presidente de Alemania, Horst Köhler (izq.) con Stipe Mesic, su homólogo croata.

Apretar manos, visitar iglesias, escuchar a los jóvenes, reunirse con los representantes políticos: la agenda del presidente alemán, en su labor representativa, rebosa de este tipo de tareas cuando se encuentra oficialmente en un país. Si además le acompaña, como en el caso del reciente viaje a los Balcanes, una delegación económica, queda entonces recalcado que el pulir las relaciones no sólo tiene fines diplomáticos.
Bundespräsident Köhler in Zagreb in Kroatien

H. Köhler conversa con estudiantes del Instituto Goethe de Zagreb.

Y así, tras cinco días de saludos, paseos, charlas y encuentros, el jefe del Estado alemán, Horst Köhler, ha puesto punto y final a la gira que le llevó hasta Croacia y Macedonia. “Ocuparse de esta región es muy importante”, declaró Köhler a Deutsche Welle. “Sólo asegurando su estabilidad y otorgándole perspectivas europeas podremos acabar con la división del continente y colocar a Europa en el lugar internacional que se merece, y en el que resto del mundo espera encontrarnos.”

Köhler es un reconocido partidario de que las repúblicas nacidas de la disgregación yugoslava se integren en la Unión Europea. Eslovenia ya lo ha conseguido. Albania, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Serbia y, desde su independencia, Kosovo, aspiran a ser Estados miembros de momento sólo a largo plazo. Croacia y Macedonia cuentan como próximos socios pero, mientras que la entrada de la primera tiene fecha posible, un sinfín de interrogantes obstaculiza el abrupto camino de la segunda.

Croacia, ¿miembro número 28?

Bundespräsident Horst Köhler in Kroatien

H. Köhler pronuncia un discurso en Croacia.

El pasado lunes, Horst Köhler aterrizó en Zagreb, la capital de Croacia. Con sus 1.800 kilómetros de costa, este país se ha convertido en uno de los destinos vacacionales preferidos de muchos europeos, que quizás puedan acercarse pronto a sus playas sin abandonar la UE.

“Estoy convencido de que Croacia va a ser el Estado miembro número 28”, declaró en marzo el primer ministro croata, Ivo Sanader, después de reunirse con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. “Confío en que Croacia cumpla todos los requisitos”, dijo a su vez el mandatario europeo, “es posible que el año que viene [2009] concluyamos las negociaciones de ingreso”.

Bundespräsident Horst Köhler zu Besuch bei Stipe Mesic in Kroatien

H. Köhler estuvo tres días en Croacia.

Muchos croatas esperan poder celebrar el uno de enero de 2010 el estreno comunitario de su país. Las probabilidades son altas, pero el equipo de Sanader tendrá que emplearse a fondo si no quiere que el 2009 pase sin un aprobado europeo. Croacia tiene que hacer mejor uso del dinero que llega desde Bruselas, advierte la Unión, y colaborar más con el tribunal que juzga los crímenes de guerra cometidos en la ex Yugoslavia.

“En el proceso de ingreso, a este país todavía le queda mucho por hacer”, recordó Köhler, “pero el espíritu está ahí, la sensación de pertenencia a Europa, de ser parte de la gran familia europea”. Los croatas que hace unos días se manifestaban en las calles de Zagreb porque ganan un 26% menos que la media de los europeos esperan que, en un futuro próximo, la UE no sólo sea fuente de turistas, sino también de bienestar.

Sin Gobierno, sin OTAN, sin nombre, sin dinero: los problemas de Macedonia bloquean el ingreso del país en la Unión Europea. ¡Siga leyendo!

DW recomienda

La prensa opina