1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Presenta Erdogan demanda penal contra humorista alemán

La querella es por presunto delito de injurias contra un jefe de Estado, que establece penas de hasta cinco años de cárcel. El fiel de la balanza es la libertad de expresión, intocable en Alemania.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha presentado una querella penal ante la Fiscalía de Maguncia (oeste de Alemania) por un presunto delito de injurias contra el humorista Jan Böhmermann.

En un comunicado, la Fiscalía confirmó hoy que un bufete de abogados ha presentado la demanda en nombre de Erdogan por el poema satírico con ofensas al jefe del Estado turco que Böhmermann recitó en el programa que presenta en la segunda cadena de la televisión pública alemana (ZDF) a finales de marzo.

Desde Turquía, el portavoz del Gobierno, Numan Kurtulmus, acusó al cómico de haber "cometido un grave crimen contra la humanidad".

"Esperamos que los alemanes se ocupen del asunto con la necesaria sensibilidad", dijo en declaraciones recogidas por el diario progubernamental Sabah.

Diligencia abierta

La Fiscalía de Maguncia ya había abierto diligencias previas al recibir una veintena de denuncias de ciudadanos particulares, pero la polémica creció en Alemania después de que la embajada turca entregara el domingo una nota verbal al ministerio de Asuntos Exteriores en Berlín solicitando que se persiguiera penalmente al cómico.

La querella de Erdogan denuncia un presunto delito de injurias, recogido en el artículo 185 del Código Penal, mientras que, en su nota verbal, el Gobierno turco pidió la apertura de un proceso con base en el artículo 103, que tipifica como delito la injuria a jefes de Estado extranjero y establece penas de hasta cinco años de cárcel.

Para aplicar ese artículo se requiere una solicitud del gobierno turco -la nota verbal- y la luz verde del Gobierno alemán, que hoy señaló que estudiaría el caso.

La libertad no es negociable

El portavoz de la Cancillería, Stefen Seibert, subrayó también que el artículo 5 de la Constitución alemana, que garantiza la libertad de expresión y del arte, "tiene gran valor y no es negociable ni dentro ni fuera de Alemania".

Jan Böhmermann recitó a finales de marzo lo que él mismo calificó de "crítica injuriosa" en la cadena ZDF, que retiró el vídeo de su página web al considerar que no cumplía los "criterios de calidad" de la cadena.

Según señaló entonces el Gobierno de Berlín, la canciller, Angela Merkel, habló del caso por teléfono con el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu, con quien coincidió en que se trataba de un "texto intencionadamente ofensivo".

Días antes, el ministerio de Exteriores turco había llamado al embajador alemán en Ankara para protestar por la emisión de otro vídeo satírico sobre Erdogan, en la cadena pública regional NDR, en el que se criticaban los recortes de libertades en Turquía.

En esa ocasión, Berlín defendió al programa amparándose en la libertad de prensa y de expresión.

Tras ese incidente diplomático y ante el debate abierto en el país, Böhmermann decidió mostrar en su programa las diferencias entre la parodia y las injurias, según él mismo explicó, y recitó un poema en el que acusaba a Erdogan de practicar la zoofilia, golpear a menores y maltratar a discapacitados.

EL(efe, dw)

DW recomienda