1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Premios Nobel “ignoble”: la investigación imposible, pero real

¿Quién ha dicho que los científicos no tienen sentido del humor? Los premios Nobel alternativos demuestran, edición tras edición, que la investigación tiene muchas variantes y algunas de ellas absolutamente divertidas.

default

Todos los inventos premiados son reales, pero curiosos.

En los anales de la investigación improbable, un grupo de científicos se enfrentaba a las leyes de la lógica. Su victoriosa batalla contra lo todo desconocido los hizo merecedores de los premios Nobel de investigación alternativos: los ig-Nobel, que se derivan de la palabra inglesa “ignoble”, pero no son nada deshonrosos.
IgNobel-Preis 2007

La entrega de premios va acompañada de interesantes acutaciones.

Los inventos existen. No son un chiste. Los estudios se han realizado. E incluso hay quien les encuentra utilidad. La ciencia necesita algo de humor, opinan en el gremio, y recibir un ig-Nobel no es motivo de vergüenza: lo demuestra que todos los flamantes ganadores se desplazasen hasta el Teatro Sanders de Cambridge para recibir personalmente el reconocimiento de la comunidad científica. Salvo alguna que otra excepción, como Kuo Cheng Hsieh, premio ig-Nobel de economía por diseñar una red atrapa ladrones, a quien los organizadores del evento no pudieron encontrar…

Práctica hispana

Patricia Agostino, de la Universidad de Quilemes en Argentina, y Juan Manuel Toro, de la Universidad de Barcelona, son los hispanohablantes galardonados en este certamen de premios, seguramente por la amplia aplicación práctica de sus descubrimientos.

09.02.2007 PZ MAUS 1.jpg

¿Entienden el holandés hablado del revés? ¿Les cura la Viagra el "jetlag”?

Agostino descubrió que los ratones de su laboratorio lograban recuperar un ritmo de sueño alterado si tomaban Viagra. Aplicado el principio en humanos, este medicamento para potenciar la sexualidad podría ayudar a combatir el llamado “síndrome jetlag”. Desde la academia de Cambridge, la argentina es galardonada con el ig-Nobel a los progresos en la aeronavegación, aunque cabe preguntarse por los posibles efectos secundarios del tratamiento, sobre todo en el caso de los pasajeros masculinos.

Toro también le debe su ig-Nobel a un grupo de roedores, ratas en este caso, con las que el catalán demostró que estos animales no son capaces de distinguir el japonés hablado al revés del holandés hablado al revés. Para hacerse con un Nobel convencional, las ratas de Toro tendrían que poder diferenciar el japonés hablado del derecho del holandés hablado del derecho.

Bombas gays y aroma a excrementos

Tragar sables es malo para la salud. Pero, ¿qué efectos tiene realmente en el organismo esta práctica? Brian Whitcomb y Dan Meyer publicaron un largo artículo sobre el tema en la revista British Medical Journal, por el que reciben el ig-Nobel de medicina.

Deutschland eine Kuh auf der Weide

Sus excrementos pueden ser aroma de vainilla.

En biología, la ganadora es la holandesa Johanna van Bronswijk, que llevó a cabo un profundo estudio sobre la flora y la fauna cuyo hábitat natural son los colchones, y en química el vencedor se llama Mayu Yamamotu, un japonés creador del “Yum-a-Moto Vanilla Twist”, un aroma de vainilla extraído de los excrementos vacunos. Toda una delicia.

Más filosóficos son los ig-Nobel de literatura y de la paz. El primero fue a parar a Australia, donde Glenda Brownde estudió la forma correcta de colocar en índices y listados alfabéticos el artículo “the”. ¿Quién no ha sabido alguna vez por qué empezar a buscar?

Y el ig-Nobel de la paz, el premio más especial, se lo llevó en esta edición el Air Force Laboratory de Dayton, en Estados Unidos, por su “bomba gay”: el artefacto no va cargado de radioactividad, sino de unos químicos que pueden hacer que los soldados sientan entre ellos una irremediable atracción, o un rechazo absoluto. Quizás fuente para un nuevo programa iraní, visto que su presidente insiste en que en su país la homosexualidad no existe.

DW recomienda