1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Premier turco: llamado a abrir fronteras es “hipócrita”

El primer ministro, Ahmet Davutoglu, de visita en Holanda, usó ese calificativo para referirse a los llamados de algunos países para que Ankara reciba más refugiados sirios.

Hasta la fecha, más de 2,5 millones de refugiados sirios son atendidos en Turquía. Y esa cifra podría aumentar, luego de que los ataques contra Alepo lanzados por el Ejército de Siria y la aviación de Rusia generara una nueva oleada de personas que huyen de la zona en conflicto. Ante este escenario, algunos países, entre ellos Alemania, han llamado a Ankara a abrir las fronteras para seguir acogiendo a quienes lo necesiten.

De visita en La Haya, Holanda, el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, se refirió a esas solicitudes, señalando que eran “hipócritas”, pues mientras exigen a Ankara más esfuerzos, son incapaces de pedir a Rusia que cese los ataques contra las ciudades sirias. Davutoglu recordó que las fronteras de su país han estado siempre abiertas para acoger a quienes necesiten seguridad.

“Encuentro hipócrita que algunos círculos estén diciendo que Turquía debe ‘abrir sus fronteras' mientras, al mismo tiempo, son incapaces de decirle a Rusia que ya basta”, dijo la autoridad. “Recibiremos a todos los sirios que quieran venir (a Turquía), pero nuestra prioridad es construir un nuevo campo de refugiados para acomodar a los sirios dentro de las fronteras de su país”.

“Limpieza étnica”

Davutoglu añadió que algunos grupos, incluyendo al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, “no mueven un solo dedo por encontrar una solución a la crisis siria” y los acusó de actuar con doble careta. Diversas agencias de la ONU han insistido en que Turquía debe abrir sus fronteras, aunque por ahora estas se encuentran cerradas para todos, excepto para personas heridas.

El premier turco acusó a Rusia y Siria de estar realizando una “limpieza étnica” en Alepo, donde lo que intentarían es acabar con todas las personas que se oponen al régimen del presidente Bashar al Assad. “Con cada refugiado que nosotros recibirnos, contribuimos a este intento de limpieza étnica”, apuntó Davutoglu. “Si esta es la estrategia que tienen para cambiar la demografía de Siria, todos deberíamos estar atentos”, agregó.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, puso cifras para explicar la situación. Erdogan aseguró que la ONU ha entregado a Turquía 455 millones de dólares para ayudar a los refugiados, comparando esos números con los 10 mil millones que habría invertido Ankara desde 2011 para asistir a quienes huyen de la guerra civil.

DZC (AP, AFP, dpa)


DW recomienda