1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Posible extradición de ex presidente "no es ajuste de cuentas"

Tras su aparente éxito de la reforma constitucional, el presidente de Bolivia, Evo Morales, se enfrenta a más temas pendientes. Uno de ellos es la extradición del ex mandatario Gonzalo Sánchez de Lozada.

default

Gonzalo Sánchez de Lozada, acusado de genocidio.

3.000 páginas comprende la documentación dirigida al Departamento de Estado en Washington. La acusación contra el dos veces presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003) se basa en la figura del genocidio.

Se le responsabiliza de la muerte de 60 personas durante la represión de la serie de fuertes protestas sociales que provocaron su renuncia el 17 de octubre de 2003 y su huida a Estados Unidos. A este respecto, Deutsche Welle habló con Jonas Wolff, politólogo de la Fundación Paz y Análisis de Conflictos del estado de Hesse (Hessische Stiftung Frieden und Konfliktforschung, HSFK).

Bolivien: Freude bei den Bolivianern über die Abdankung des Präsidenten Sanchez de Lozada

Ciudadanos celebraron la abdicación de Sánchez de Lozada.

„Para romper el bloqueo de La Paz, el gobierno recurrió a las Fuerzas Armadas y la policía que procedieron de forma violenta contra los manifestantes“, recuerda Wolff, quien añade que el uso de la fuerza militar contra la población civil durante la llamada „guerra del gas“ fue „desproporcionado e ilegal.“


Un juicio democráticamente avalado

En cuanto al alcance político del proceso contra el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y los ex ministros de Defensa Carlos Sánchez Berzaín y de Hidrocarburos Jorge Berindoague, Wolff destaca que „en ningún país del mundo un juicio contra un ex presidente es un asunto meramente jurídico.Pero hay que destacar que este proceso data de la época anterior al gobierno de Evo Morales, es decir, no se trata de un ajuste de cuentas entre el gobierno y su adversario político.“

La decisión del congreso boliviano, de enjuiciar al ex mandatario fue tomada al poco tiempo de su caída y posterior huida a EEUU, mucho antes del triunfo electoral del Morales en los comicios del 2005, aclara Wolff.

La Corte Suprema aprobó la petición de extradición en septiembre del año pasado. „El procesamiento de Gonzalo Sánchez de Lozada cuenta con un amplio apoyo por parte de las instituciones democráticas bolivianas“, precisa el politólogo alemán.


Tensiones entre La Paz y Washington


Dadas las actuales tensiones políticas y diplomáticas entre Bolivia y EEUU, Jonas Wolff no considera probable que La Paz pueda conseguir un triunfo rápido en este asunto. „La administración Bush hará lo posible por demorar el trámite al máximo.Hasta ahora, Wahsington no ha manifestado ningún interés por apoyar la solicitud paceña. En el peor de los casos el trámite puede demorar años“, vaticina el científico alemán.

Bolivien Präsident Evo Morales zu USA Botschafter

La acusación de genocidio no fue interpuesta por el gobierno de Evo Morales.

Añade que „también en EEUU éste en un proceso político. Todos los intentos anteriores por parte boliviana de obtener la extradición de Sánchez de Lozada hasta la fecha siempre se han visto frustrados por el manifiesto desinterés de Washington en el tema. Además hay que tener en cuenta que EEUU no suele extraditar personas a terceros países.“

Los tres ex funcionarios requeridos por la justicia boliviana podrían retrasar su extradición hasta cuatro años si agotan todos los recursos que permite la justicia estadounidense.

La solicitud de extradición de Gonzalo Sánchez de Lozada a Bolivia llega a Washington faltando sólo días para las elecciones presidenciales en EEUU y en un momento en que las relaciones bilaterales atraviesan su peor momento de los últimos años. En septiembe, Evo Morales había expulsado del país al embajador estadounidense Philip Goldberg, a quien acusó de conspirar con la oposición en contra del oficialismo boliviano.

A esta medida, Washington por su parte respondió con igual moneda, declarando persona non grata al representante de Bolivia, Gustavo Guzmán. Pero las tensiones diplomáticas no se quedaron en eso: quedó suspendida la cooperación con EEUU en materia de lucha contra el cultivo ilegal de la coca y el narcotráfico, „que también bajo el gobierno de Morales había funcionado satisfactoriamente“, señala Jonas Wolff.

Además, el presidente Bush suspendió a Bolivia del programa de preferencias arancelarias andinas. „Ante este panorama agresivo, el gobierno de Morales, que está expuesto a presiones internas, no dispone de ningún margen de maniobra para entablar algún tipo diálogo que pueda suavizar la postura de Washington“, analiza el politólogo de la Fundación Paz y Análisis de Conflictos del estado de Hesse.

Unruhen in Bolivien - Brennende Reifen in Sucre

Bolivia vive ya una larga época de inestabilidad.

Elecciones en EEUU podrían despejar el camino

De acuerdo a Jonas Wolff, las elecciones presidenciales en EEUU podrían despejar el camino hacia un nuevo diálogo entre ambos países. „Con un interlocutor menos radical en la Casa Blanca, suponiendo que Barack Obama ganase las elecciones del 4 de noviembre, también el gobierno Morales podría retornar a una retórica menos agresiva y reanudar la cooperación en materia de la lucha antidrogas, por ejemplo“, dice Wolff.

Por lo pronto, Wolff considera improbable que el juicio contra Sanchez de Lozada y sus dos ex ministros se pueda iniciar en noviembre o diciembre próximos: la normativa boliviana impide la celebración de un proceso en ausencia de los acusados.

DW recomienda