1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Posible delito medioambiental en naufragio ruso en España

La Fiscalía de Medio Ambiente investiga el hundimiento de un pesquero ruso en el archipiélago español de Canarias para averiguar si se pudo cometer un delito medioambiental, según informaron medios españoles. El fiscal pidió informes a las autoridades y ordenó tomar muestras de la zona donde se produjo el naufragio de la embarcación, que había sido remolcada hasta alta mar sin tripulación y con 1.400 toneladas de fuel en su interior tras sufrir un incendio.

El pesquero "Oleg Naydenov" se hundió el martes por la noche a unas 15 millas al sur de la isla de Gran Canaria, una de las zonas más turísticas del archipiélago español. Horas después se detectaron en el agua restos de combustible a lo largo de seis kilómetros. El barco siguió vertiendo fuel al mar durante el día de hoy, por lo que se elevó el nivel de alerta.

La ministra de Fomento española, Ana Pastor, anunció que los técnicos estudian la manera de acceder al pesquero, que se encuentra a 2.400 metros de profundidad, para extraer el combustible que queda en sus tanques y "minimizar" el daño al medio ambiente. El gobierno español pidió la documentación y los seguros del buque para reclamar "los gastos y daños" que está generando el suceso, según informó Pastor.

La decisión de arrastrar el barco hasta alta mar para evitar que se propagara el incendio que sufrió cuando se encontraba atracado en el puerto de Las Palmas (Gran Canaria) fue muy criticada por autoridades locales y colectivos ecologistas, que advirtieron de un mayor riesgo ecológico en caso de vertido.

Greenpeace exigió una "investigación rigurosa" para depurar responsabilidades por haber sometido al buque a "un rumbo errático e innecesario en una zona de alto valor ecológico".

En España, el suceso ha despertado el fantasma del "Prestige", un petrolero que se hundió en 2002 frente a la costa de Galicia (noroeste de España) provocando un vertido de crudo que supuso uno de los mayores desastres ecológicos de la historia del país. El "Prestige" transportaba 77.000 toneladas de fuel y el "Oleg Naydenov" unas 1.400. Este último había sido denunciado por Greenpeace por pesca ilegal (dpa).