Portugal: detención de Sócrates “no es trivial”, dice Coelho | Europa | DW | 24.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Portugal: detención de Sócrates “no es trivial”, dice Coelho

El primer ministro llamó a los portugueses a confiar en la institucionalidad, tras la detención del ex premier, sospechoso de corrupción.

Su tercera noche consecutiva en las dependencias de la Policía de Seguridad Pública (PSP) pasará este domingo y madrugada de lunes (24.11.2014) el ex primer ministro de Portugal, el socialista José Sócrates, quien es investigado como sospechoso de fraude, blanqueo de capitales y corrupción. El caso ha remecido hasta los cimientos la política portuguesa, y ni siquiera los rivales de Sócrates festejan lo que sucede.

El ex premier, que encarnó en algún momento la esperanza del país y llegó a ser comparado con Barack Obama y George Clooney, por su estilo refinado de trajes Armani y vida lujosa, fue detenido el sábado, cuando llegó a Lisboa procedente de París, ciudad donde posee un enorme departamento de 250 metros cuadrados en el distrito 16, que sufraga con ingresos que no se sabe de dónde provienen.

Aparentemente, Sócrates tendría cuentas secretas por 20 millones de euros, lo que es investigado por los agentes, así como los movimientos bancarios del político de 57 años. El caso es una bomba que pone en peligro la recuperación económica que se ha conseguido tras los duros años de crisis y severos ajustes en el país más pobre de Europa occidental. E incluso podría hacer tambalear la estabilidad política, algo que temen los analistas.

Serie de escándalos

Pedro Santana Lopes, el predecesor conservador de Sócrates en el Palacio de São Bento, dijo que se trataba de “un triste día para todo Portugal”. “Después de que nuestro país prácticamente fue insolvente, ahora tenemos una situación de insolvencia institucional”, señaló el político, en referencia a una serie de escándalos de corrupción que han sacudido al país en los últimos tiempos, en los que se han visto involucrados incluso ministros y funcionarios que entregaban visas a cambio de sobornos.

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, por su parte, dijo este domingo que la detención de su antecesor “es todo menos trivial”, aunque declinó profundizar en el tema, apuntando que se trata de un asunto que “compete a la justicia y que por lo tanto hay que esperar a conocer sus decisiones y explicaciones en torno a lo ocurrido”. “Lo importante es que los portugueses sepan que el país tiene instituciones fuertes”, dijo el líder conservador, que en una actividad previa hizo una referencia al caso, señalando que “no todos los políticos somos iguales”.

DZC (EFE, dpa)