1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Poroshenko pide ayuda internacional para impedir otro Chernóbil

En el 29º aniversario de la catástrofe de Chernóbil, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, apeló a la ayuda de la comunidad internacional para impedir que algo así se repita.

Poroshenko: Confiamos en que junto con los países donantes construiremos una estructura fiable y segura sobre el reactor destruido, a fin de proteger para siempre a los ucranianos y otros pueblos de la repetición de la tragedia de 1986.

Poroshenko: "Confiamos en que junto con los países donantes construiremos una estructura fiable y segura sobre el reactor destruido, a fin de proteger para siempre a los ucranianos y otros pueblos de la repetición de la tragedia de 1986".

"Confiamos en que junto con los países donantes construiremos una estructura fiable y segura sobre el reactor destruido, a fin de proteger para siempre a los ucranianos y otros pueblos de la repetición de la tragedia de 1986", señaló el jefe de Estado ucraniano en un mensaje con motivo del aniversario del accidente en la planta nuclear de Chernóbil, el mayor en la historia de la energía atómica.

Poroshenko destacó que "en los tiempos difíciles que actualmente vive Ucrania, es especialmente importante el respaldo de la comunidad internacional para superar los problemas de Chernóbil". Hace 29 años, "los bomberos ucranianos, conscientes plenamente del peligro que corrían, acudieron en defensa de la humanidad", dijo el presidente ucraniano, tras depositar una ofrenda floral a los pies del monumento a los héroes de Chernóbil, erigido junto al edificio administrativo de la planta.

Dos personas murieron directamente a causa de la explosión del reactor y otras 29, principalmente bomberos, en los tres meses siguientes por la radiación. Un total de 600.000 personas que participaron en la liquidación de la avería y en las labores de descontaminación recibieron dosis de radiación nocivas para la salud.

Con ayuda de la comunidad internacional, Ucrania comenzó la construcción de una nueva estructura que debe garantizar, durante el próximo siglo, la seguridad del damnificado cuarto reactor.

Con ayuda de la comunidad internacional, Ucrania comenzó la construcción de una nueva estructura que debe garantizar, durante el próximo siglo, la seguridad del damnificado cuarto reactor.

Poroshenko inspeccionó en esta jornada los trabajos de construcción del gigantesco arco de confinamiento que encerrará el "sarcófago", el cubo de 400.000 metros cúbicos de hormigón y 7.000 toneladas de estructuras metálicas que contiene en su interior los restos del reactor averiado. Unos 90.000 trabajadores erigieron a toda prisa, en apenas 206 días, esa estructura para evitar que continuara la fuga de material radiactivo del reactor averiado.

Nuevo sarcófago, ¿para 2017?

El día de la explosión, producto de una cadena de errores, hasta 200 toneladas de material fisible con una radiactividad de 50 millones de curios, equivalente a entre 100 y 500 bombas atómicas como la de Hiroshima, fueron lanzadas a la atmósfera y contaminaron un territorio de cerca de 200.000 kilómetros cuadrados. La radiación afectó a más de cinco millones de personas, principalmente en Rusia, Ucrania y Bielorrusia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con el paso de los años, por el efecto de la radiación y otros factores, el "sarcófago" comenzó a deteriorarse. En opinión de los especialistas, los daños en la estructura del cubo podrían conducir al hundimiento de la parte del techo, lo que tendría consecuencias equiparables a las del accidente de 1986. Por ello, con ayuda de la comunidad internacional, Ucrania comenzó la construcción de una nueva estructura que cubrirá el "sarcófago" y que debe garantizar durante el próximo siglo la seguridad del damnificado cuarto reactor.

El proyecto, valorado en 2.150 millones de euros, es llevado a cabo por el consorcio francés Novarka y ha sufrido varios retrasos por problemas de financiación.

Poroshenko: "Confiamos en que junto con los países donantes construiremos una estructura fiable y segura sobre el reactor destruido, a fin de proteger para siempre a los ucranianos y otros pueblos de la repetición de la tragedia de 1986".

"Aquí, ucranianos, franceses, británicos, azerbaiyanos y turcos muestran cómo saben trabajar", dijo Poroshenko ante los especialistas que trabajan en el arco de confinamiento, de 150 metros de largo, 257 de ancho y 108 metros de alto, y con un peso de 29.000 toneladas. Para evitar que las personas que trabajan en la obra se vean afectadas por la radiación, la gigantesca estructura que se construye junto al "sarcófago" será colocada sobre éste mediante un sistema de rieles. "La preocupación por la salud y la seguridad de las personas es lo primero", dijo el presidente ucraniano, al destacar que en los últimos años ni una sola persona que participa en los trabajos en Chernóbil ha recibido una dosis de radiación superior a la permitida por las normas sanitarias.

El proyecto, valorado en 2.150 millones de euros, es llevado a cabo por el consorcio francés Novarka y ha sufrido varios retrasos por problemas de financiación, por lo que ha retrasado su entrega hasta 2017, inicialmente prevista para este año. Para completar los trabajos, con un sobrecoste justificado de 650 millones de euros, aún hacen falta 100 millones de euros, que se esperan reunir en una reunión de donantes a fines de este mes. "Terminar el proyecto en 2017 es sumamente importante no solo para la seguridad de Ucrania, sino para la de toda Europa", declaró recientemente el viceministro de Ecología ucraniano, Serguei Kurykin.

RML (efe, afp, lusa)