¿Por qué Siria no es la crisis de los misiles cubanos de 2018? | ACTUALIDAD | DW | 14.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

ACTUALIDAD

¿Por qué Siria no es la crisis de los misiles cubanos de 2018?

En 1962 el mundo estuvo más cerca que nunca de una guerra nuclear mundial. ¿Es la disputa siria entre los Estados Unidos y Rusia de alguna manera comparable al episodio más peligroso de la Guerra Fría?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le dijo a Rusia esta semana que "se prepare" para un ataque con misiles en respuesta al presunto ataque con armas químicas en Siria. Incluso antes de lanzar ataques contra Siria el viernes (13.04.2018), Trump siguió subiendo el tono al describir la relación entre Rusia y Estados Unidos como "peor ahora que nunca, incluyendo la Guerra Fría".

Disputa entre Estados Unidos y Rusia. La Guerra Fría. Misiles.

No pasó mucho tiempo para que algunos observadores invocaran la crisis de los misiles en Cuba en 1962, el episodio más peligroso de la Guerra Fría, para describir el enfrentamiento ruso-estadounidense respecto a Siria. "Es la primera amenaza directa entre las dos potencias nucleares, desde la crisis de los misiles en Cuba", dijo Elmar Brok, expresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, al diario alemán Bild, por ejemplo.

El ex asesor jefe del primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, Igor Yurgens, emitió un comunicado similar, diciendo a la agencia de noticias AFP: "Estamos en una situación que me recuerda la crisis caribeña de la década de 1960 cuando [el líder soviético Nikita] Kruschev y [el presidente de Estados Unidos, John F.] Kennedy estuvieron al borde del conflicto nuclear".

Kennedy Chruschtschow 1961 in Wien (Central Press/Hulton Archive/Getty Images)

Kennedy y Kruschev en Viena en 1961. Tras la Crisis de los Misiles ordenaron instalar una línea telefónica directa entre el Kremlin y la Casa Blanca: el "teléfono rojo".

La crisis a la que se referían ambos hombres ocurrió en octubre de 1962, cuando Estados Unidos descubrió misiles nucleares soviéticos en Cuba, una nación insular caribeña cerca del estado sureño de Florida. La confrontación, que vio a Washington preparar a cientos de sus bombarderos nucleares para atacar el territorio ruso, finalizó cuando los soviéticos acordaron retirar sus misiles a cambio de que Estados Unidos quitara también sus misiles nucleares de Turquía, un aliado estadounidense en la frontera sur de la Unión Soviética.

No es comparable el caso al actual

Pero, según los expertos, la actual disputa por Siria es muy diferente de la crisis de la Guerra Fría que llevó al mundo al borde de una guerra nuclear a gran escala. "Había mucho más en juego en aquel momento", afirma Ivan Tomofeyev, del Consejo Ruso de Relaciones Exteriores en Moscú. A diferencia de la situación en Siria, "Estados Unidos vio el estacionamiento de misiles nucleares soviéticos en Cuba como una amenaza existencial ... y había una clara confrontación ideológica", dijo Tomofeyev, refiriéndose a la estrategia estadounidense de contener a la Unión Soviética para evitar la propagación de comunismo.

Ambas partes también estaban dispuestas a arriesgar una guerra en 1962 para obligar a la otra a retirarse, según el profesor de historia de la Universidad de Hamburgo Bernd Greiner. Las fuerzas soviéticas derribaron un avión espía estadounidense, matando al piloto, mientras que los Estados Unidos comenzaron los preparativos para arrojar bombas nucleares sobre la Unión Soviética. "Siria, en cambio, es una crisis, pero no una disputa que acerque a ambas partes al borde de una guerra mundial", tranquiliza.

Ver el video 01:42
Now live
01:42 minutos

Merkel condena el uso de armas químicas en Siria.

Posibilidad de escalada

Los objetivos a bombardear por parte de Estados Unidos son otra gran diferencia entre 1962 y 2018, explica Steven Pifer, especialista en armas nucleares del grupo de expertos de la Institución Brookings en Washington, el principal think thank de occidente. Los Estados Unidos de 1962 tenían planes de atacar a las fuerzas soviéticas en Cuba que habrían matado a cientos de soldados soviéticos. Los Estados Unidos de 2018, en cambio, afirman que tratan siempre de evitar cualquier baja rusa en los ataques contra el Gobierno sirio.

Pero incluso si en el ataque de Estados Unidos contra Siria se matara accidentalmente a soldados rusos en el terreno, afirma Pifer, Moscú no tomaría represalias nucleares: "Creo que el ejército ruso sabe muy bien a lo que eso llevaría".

Aunque el uso de armas nucleares era improbable, Tomofeyev dijo que un ataque estadounidense contra Siria podría desencadenar un conflicto militar directo con Moscú si las fuerzas rusas son atacadas: "Las muertes rusas podrían escalar [la situación] hasta el punto donde [Rusia] ataque aviones estadounidenses o buques de la armada". "El mayor riesgo es la falsa interpretación de las intenciones [de la otra parte]".

Autor: Alexander Pearson (con contribuciones de Roman Goncharenko) (LGC/MS)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema