¿Por qué la policía no siguió rastros a neonazis? | Alemania | DW | 26.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Por qué la policía no siguió rastros a neonazis?

Desde hace tres meses una comisión del Bundestag investiga la serie de asesinatos por neonazis.

default

Comisión del Parlamento Alemán investiga asesinatos de trasfondo neonazi

La comisión especial “Bósforo” que se disolvió en febrero del 2008 fue creada para aclarar una serie de asesinatos inquietantes que había empezado en septiembre del año 2000. En aquel entonces fue asesinado el florista Enver Şimşek en Nuremberg. En verano del 2001 la siguiente víctima fue el sastre Abdurrahim Özüdoğru. Finalmente, cuando en junio del 2005 murió el dueño de una tienda de refrigerios, İsmail Yaşar, la comisión especial “Bósforo” comenzó a trabajar. El nombre deja claro los motivos que sospechan los investigadores: rivalidad y criminalidad entre ciudadanos de origen turco.

Desde noviembre 2011 estos investigadores sin éxito saben -igual que el resto del mundo- que los extremistas de derecha son los responsables de estos y otros siete asesinatos. Dos de los presuntos asesinos, Uwe Böhnhardt y Uwe Mundlos, se suicidaron antes de haber podido ser detenidos. La tercera cómplice, Beate Zschäpe, ha sido arrestada y niega toda declaración. “Clandestinidad Nacionalsocialista” (NSU por sus siglas en alemán) es el nombre del trio del terror, que no habían sido rastreados a pesar de los indicios y las observaciones de protectores de la Constitución.

Deutschland Bundestag Untersuchungsausschuss Terrorgruppe NSU Wolfgang Geier

Wolfgang Geier es testigo de la comisión de investigación

La xenofobia no se tomó en cuenta como motivo

No cabe duda de que las autoridades de seguridad cometieron graves errores. Una comisión de investigación del Parlamento Alemán que empezó a trabjar a principios de año trata de averiguar por qué todo esto pudo suceder por tanto tiempo. En marzo los once miembros de este comité fueron informados por expertos acerca del fenómeno de la extrema derecha y las estrucutras de seguridad alemanas. Además, la defensora del pueblo, Barbara John, encargada por el gobierno federal compartió sus experiencias.

John, quién antes había sido la Delegada para Extranjeros de Berlín, destacó la importancia de la participación de toda la sociedad a parte del apoyo material. Esto se hizo visible de manera conmovedora en la fiesta conmemorativa principal en Berlín en febrero, donde la canciller alemana, Angela Merkel, y los parientes de las víctimas expresaron sus sentimientos. Para los parientes lo peor no fue solo perder a sus padres e hijos, sino haber sido sospechosos ellos mismos, aún cuando había indicios de motivos y autores de extrema derecha.

Los conductores de la comisión “Bósforo” convocados como testigos

Este jueves 26 de abril de 2012 la comisión de investigación del Parlamento Federal se dedicará a averiguar por qué no se siguieron estos indicios. Uno de los testigos es Wolfgang Geier, conductor de la comisión “Bósforo”. Los legisladores también esperan obtener nuevos conocimientos del fiscal general del estado, Walter Kimmel, que había sido responsable de la investigación de los tres asesinatos en Nuremberg y otros dos en Múnich.

Los testigos tendrán que responder a preguntas incómodas. Así, la dirigente del partido socialdemócrata, Eva Högl, declaró el miércoles en Berlín que agentes del servicio secreto americano FBI ya habían partido de un trasfondo xenofóbico en el 2007. Según informaciones de Högl agentes del FBI habían intercambiado informaciones con el ministerio policiaco de Bayern, que entonces ya estaba investigando la serie de asesinatos en Nuremberg y Múnich. La diputada socialdemócrata afirma que ya desde el año 2006 la comisión “Bósforo” había recibido indicios de un posible trasfondo de extrema derecha. Pero éstos nunca se siguieron de manera consecuente.

El ex-ministro Schily admite errores

La comisión de investigación también analizará la arquitectura de seguridad en el combate al extremismo de derecha. Hace poco, Otto Schily que había sido Ministro del Interior de 1998 a 2005, admitió haber cometido errores. En entrevista con el diario “Tagesspiegel” de Berlín el socialdemócrata dijo que él y los Ministros del Interior de los Länder son los responsables políticos de que “no hayamos descubierto antes al grupo terrorista NSU”. En junio de 2004, después de que una bomba estallara en una peluquería turca en Colonia dejando a varios heridos, Schily había descartado cualquier trasfondo de extrema derecha. Por ello, la abogacía federal no intervino en la investigación.

Las consecuencias transcedentales de estas obvias deficiencias en la agencias de seguridad se darán a conocer hasta el final de la investigación de la comisión. Los jefes del Ministerio Federal de Protección de la Constitución y de los Ministerios de los Länder tampoco niegan problemas de comunicación entren sus ministerios. Finalmente, la política deberá decidir los próximos pasos. Entre ellos se encuentra la posibilidad de un nuevo procedimiento para prohibir el Partido Nacionaldemócrata Alemán de extrema derecha (NPD por sus siglas en alemán).

Wohnhaus der NSU-Terrorzelle in Zwickau wird abgerissen

La demolición del edificio "neonazi" evitará peregrinaciones a este lugar

El edificio del trio NSU será demolido

Durante una conferencia especial en marzo en Berlín el Ministro Federal del Interior y los Ministros del Interior de los Länder decidieron llegar a un acuerdo a finales del año. Hasta entonces colectarán comprobantes de la „agresión combativa“ de la NPD en contra de la constitución. En 2003 un primer procedimiento de prohibición fracasó porque gran parte de los indicios venía de agentes secretos protectores de la constitución. Algunos jueces de la constitucionalidad habían dudado de la credibilidad de estos agentes.

Según informaciones de la Ministros responsables del Interior los agentes secretos ya no trabajan en la NPD. Aún así, expertos dudan que aumenten las posibilidades de prohibición del partido. Varios politicos, entre ellos el Ministro conservador del Interior, Hans-Peter Friedrich (CSU), y la Ministra libredemócrata de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger (FDP), se muestran escépticos.

Este 24 de abril se comenzó a demolir el edificio en el que vivía el trio nazi. La presunta autora del atentado, Beate Zschäpe, le había prendido fuego en noviembre para borrar pistas. Entre los escombros los investigadores encontraron varios indicios, entre ellos un DVD en el cual los neonazis se ufanan de sus hazañas. Por medio de la demolición de este edificio se pretende impedir que el lugar se convierta en un lugar de peregrinación para los seguidores de la extrema derecha.

DW recomienda