1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Vida sana

Por qué incluir el jugo de toronja en el prospecto

Tomar píldoras regularmente es una penosa obligación para muchas personas. Combinarlas con un delicioso jugo de toronja es atractivo… pero puede resultar arriesgado.

Sabemos que no puede combinarse entre sí cualquier tipo de medicamento, y los prospectos suelen indicar posibles efectos cruzados. Lo que muchos no saben es que también algunos alimentos condicionan los efectos de un fármaco. Aunque la investigación correspondiente está en sus inicios, la ciencia sabe hace ya tiempo que el jugo de pomelo o toronja modifica mucho el efecto de ciertos medicamentos: la concentración de sustancias activas en sangre se incrementa si éstas se ingieren con dicho jugo. Los estudios revelan que la toronja inhibe ciertas enzimas responsables de metabolizar medicamentos; así, las sustancias activas permanecen más tiempo a altas concentraciones dentro del cuerpo.

Hasta hoy se han listado unos cien fármacos que interaccionan con componentes del jugo de toronja: en su mayoría analgésicos, somníferos, hipotensores (betabloqueantes), y antialergénicos antihistamínicos. Recientemente se han advertido también eventuales interacciones con píldoras anticonceptivas: el nivel del estradiol que contiene la píldora aumenta en sangre, y eso puede provocar efectos secundarios como dolor de mamas y un mayor riesgo de trombosis.

Los prospectos para fármacos no indican hasta ahora posibles interacciones indeseables con alimentos, aunque en el caso del pomelo o toronja ello sería tan urgente como necesario. Para evitar efectos desconocidos, es recomendable ingerir el fármaco básicamente con agua.