Por fin llegó la cuota femenina | Alemania | DW | 27.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Por fin llegó la cuota femenina

Ya era hora de que los hombres dejaran de ser responsables, solos, de las crisis, opina con ironía Dagmar Engel.

Ya era hora. No era posible que los hombres en Alemania siguieran asumiendo toda la responsabilidad en los consejos de administración. Que fueran los únicos culpables de que los bancos hundieran al mundo entero en una crisis, o que las empresas se fueran a la quiebra, o que la gente perdiera sus trabajos. Ya es hora de que las mujeres los ayuden con la carga. Por más conmovedor que resulta ver cómo los hombres en puestos directivos se aferran a sus sillas de cuero para proteger a las mujeres de esta carga, ¡por fin pueden dejar de hacerlo! Y nadie les puede reprochar un momento de debilidad. La ley los obliga.

Kommentarfoto Dagmar Engel Hauptstadtstudio

Dagmar Engel, editora en jefe del estudio de DW en Berlín

En esta proeza hacia la igualdad, que se mueve a paso de tortuga, realmente se ha vencido el primer obstáculo. La cuota femenina obliga a alrededor de 100 empresas, que renuevan sus consejos de administración el año que entra, a emplear a un total de 233 mujeres en alguno de esos puestos. En Alemania viven más de 80 millones de personas, de las cuales, la mitad son mujeres. Así que la tarea parece realizable. Para saber cuál es el perfil idóneo, vale la pena echar un vistazo a los currículos de los actuales miembros de los consejos administrativos y recordar que sólo hay igualdad, si los hombres mediocres también se sustituyen por, en dado caso, mujeres igual de mediocres.

El comienzo de un cambio cultural

La cuota femenina, en la forma en que se adopta por el momento, sólo incluye a un pequeño círculo. Pero ésta es la élite que decide e influye a otros sectores: puestos ejecutivos, el entorno de trabajo y la cultura corporativa. El ser humano tiende a impulsar a sus iguales. Es algo que los hombres siempre han hecho y que las mujeres también harán: emplear a más mujeres. Para cambiar la composición de una empresa de manera sostenible en sus diferentes niveles, se necesita de un 30 por ciento del total de los empleados. En ese momento la cuota se vuelve redundante y se puede renunciar a la ley. La ministra de la Familia dice que la nueva ley llevará a un cambio cultural. ¡Mujeres optimistas se necesitan en todas las áreas del país!