1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Polonia no extraditará a Polanski a EE.UU.

La Fiscalía de Cracovia no recurrirá sentencia que rechazó extradición a Estados Unidos del cineasta Roman Polanski, reclamado por abuso sexual a una menor de edad, lo que cierra el proceso en Polonia, definitivamente.

Roman Polanski, en la izquierda.

Roman Polanski, en la izquierda.

Así se cierra definitivamente el proceso de extradición de Polanski en Polonia, lo que permitirá al realizador residir y trabajar en el país en el que nació hace 82 años. Estados Unidos solicitó a Polonia la detención de Polanski en 2014, durante una visita del director a Varsovia, aunque las autoridades hicieron caso omiso en aquella ocasión.

Sin embargo, el pasado enero, tras una nueva petición estadounidense, la Fiscalía de Cracovia decidió aplicar el tratado de extradición bilateral "sin condiciones", aunque desechó detener al cineasta, como habían pedido las autoridades de EEUU.

El director nació en Polonia aunque reside en Francia y tiene ambas nacionalidades. La ley francesa prohíbe la extradición de sus ciudadanos, mientras que la legislación polaca lo permite. Los intentos de que Polanski sea extraditado arrancan en 2009, cuando la justicia estadounidense solicitó a Suiza la detención del realizador, que fue arrestado en el aeropuerto de Zúrich cuando llegó a esta ciudad para recibir un homenaje del Festival de Cine de Zúrich.

Polanski pasó tres meses en prisión y otros siete bajo arresto domiciliario en su chalet de la estación de esquí de Gstaad, aunque finalmente Suiza denegó la petición de EE.UU.

Denunciado por violación de una menor de edad

En 1977 el realizador fue denunciado por violación a Samantha Geimer cuando la joven tenía 13 años, después de una sesión fotográfica en Los Ángeles. Tras declararse culpable de un delito de abuso a menores, pasó 42 días en prisión por fue puesto en libertad bajo fianza, lo que aprovechó en 1978 para huir de Estados Unidos ante el temor de que el juez le impusiese una condena severa. Se instaló entonces en Francia, desde donde no podía ser extraditado.

Aunque el cineasta llegó hace años a un acuerdo económico con Geimer, quien retiró todos los cargos, el pasado diciembre un tribunal de Los Ángeles rechazó la petición de su defensa para cerrar definitivamente el caso, lo que le impide en la práctica pisar EEUU.

JOV (efe, tagesschau)