1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Policía griega retoma desalojo del campamento de Idomeni

En la primera jornada, más de dos mil personas fueron reubicadas en campamentos oficiales ubicados en distintos lugares de Grecia.

Sin incidentes transcurre la segunda jornada de desalojo de los solicitantes de asilo que se encuentran en el campamento improvisado de Idomeni, en la frontera de Grecia con Macedonia. Este miércoles (25.05.2016) la Policía retomó a primera hora el operativo, luego de que en la jornada de este martes se lograra reubicar a 2.031 refugiados, que salieron de Idomeni en 42 autobuses con dirección al norte del país.

Las autoridades decidieron impedir el acceso de la prensa al lugar, a excepción de la televisión estatal griega. Sin embargo, grupos de ayuda internacionales pudieron monitorear que el proceso se realizara conforme a derecho. Y, de hecho, aseguraron que en ningún momento la Policía forzó a los refugiados para sacarlos del campo. El Gobierno espera que el proceso completo tome al menos 10 días, considerando que en el lugar hay casi 9.000 personas.

Los refugiados están siendo llevados a cinco centros situados en las inmediaciones de Salónica, la segunda ciudad más grande de Grecia, y a otros dos localizados también en el norte del país. En sus momentos más críticos, Idomeni, convertido en símbolo del fracaso de la política migratoria europea, llegó a albergar a 12.000 personas, pero en las últimas semanas unas 2.500 personas habían aceptado ser trasladadas a otros centros.

Trenes bloqueados

Una excavadora removió las tiendas de campaña y toneladas de basura desde el campo improvisado, en una operación donde participan cientos de efectivos de las fuerzas de seguridad. La mayoría de las personas que permanecían en el lugar eran refugiados sirios, afganos e iraquíes, que no perdían la esperanza de que la frontera se reabriera y así poder continuar su viaje hacia el norte de Europa.

La Policía anunció que al menos mil personas siguen bloqueando la línea ferroviaria que une a Grecia con Macedonia, cerrada desde hace semanas. Esto ha obligado a los trenes de carga a desviarse hacia Bulgaria, aunque varios vagones cargados con mercadería y otros productos siguen en las líneas, esperando la reapertura de la vía. El desalojo “debió ocurrir hace mucho tiempo”, dijo a Reuters Anastasios Sachpelidis, representante de la asociación local de transportistas.

DZC (EFE, dpa, Reuters)


DW recomienda