Policía desaloja a indígenas de edificio vecino a Maracaná | América Latina | DW | 22.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Policía desaloja a indígenas de edificio vecino a Maracaná

Una violenta acción policial desalojó a unos 50 indígenas que ocupaban un edificio vecino al mítico estadio Maracaná en Río de Janeiro.

El desalojo de los indígenas fue autorizado por la Justicia, a pedido de la gobernación de Río, que desarrolla un proyecto de reforma del Maracaná y de las áreas vecinas, con miras a recibir las grandes citas deportivas de los próximos años. El estadio Maracaná será sede de las finales de la Copa Confederaciones de 2013 y del Mundial de fútbol de Brasil 2014, así como de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de 2016.

El edificio ocupado es la antigua sede del Museo del Indio, desactivado en 1978, y que en 2006 fue ocupado por unos 60 indígenas

El edificio ocupado es la antigua sede del Museo del Indio, desactivado en 1978, y que en 2006 fue ocupado por unos 60 indígenas.

La acción policial generó protestas de cientos de manifestantes que apoyaban la causa indígena e intentaron impedir la invasión del edificio, pero fueron dispersados por los agentes, que dispararon balas de caucho y lanzaron bombas de gas lacrimógeno. El comandante del operativo, el coronel Frederico Caldas, afirmó al portal de noticias G1 que la invasión del edificio fue decidida después de que una "oca" (una casa indígena) construida en el patio prendiera fuego, lo que generaría riesgo de incendio.

"La policía militarizada actuó en el marco de la legalidad para buscar una salida negociada, hasta que ellos optaron por iniciar un incendio, que ya se estaba propagando por los árboles vecinos", expresó el oficial, quien aseguró que el fuego fue iniciado por los manifestantes, y no por los indígenas.

El defensor público federal Daniel Macedo, quien representó a los indígenas en las negociaciones, sostuvo sin embargo que los agentes actuaron con violencia excesiva. "Fue una arbitrariedad que no era necesaria, porque los indígenas estaban casi listos para salir.... Ellos pidieron diez minutos para realizar un baile de despedida cuando los agentes llegaron", sostuvo Macedo.

La acción policial generó protestas de cientos de manifestantes que apoyaban la causa indígena, pero fueron dispersados por los agentes.

La acción generó protestas de cientos de manifestantes que apoyaban la causa indígena, pero fueron dispersados por los agentes.

El edificio ocupado es la antigua sede del Museo del Indio, desactivado en 1978, y que en 2006 fue ocupado por unos 60 indígenas, que rebautizaron el lugar como Aldea Maracaná. Según el secretario de Asistencia Social de Río, Zaqueu Teixeira, la gobernación ofreció varias alternativas a los indígenas desalojados, entre ellas el hospedaje en un hotel cercano y -para los que lo desearan- el financiamiento del viaje de regreso a sus lugares de origen.

rml (dpa, diarios)

DW recomienda