1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Policía de Hannover en la mira por abusos contra extranjeros

Un funcionario es acusado de haber golpeado y humillado a dos jóvenes de 19 años. La Fiscalía halló armas en la casa del uniformado sospechoso.

La Fiscalía de Alemania investiga a un policía, sospechoso de haber maltratado al menos a dos jóvenes extranjeros en la ciudad de Hannover, en el norte del país, de acuerdo a informaciones entregadas por las autoridades este lunes (18.05.2015). “La Fiscalía investiga a un funcionario de la policía federal alemana acusado de lesiones corporales durante su servicio y de vulnerar la ley sobre armas”, dijo el fiscal superior Thomas Klinge.

La noticia había sido adelantada por el canal de televisión NDR, donde se informó que el policía habría mandado mensajes de texto y fotos de sus delitos con su teléfono celular. También se investiga si alguien más pudo haber participado en los malos tratos. Existen dos testigos que acusan al principal sospechoso de haber humillado a un inmigrante tras una detención en la estaciones de trenes de Hannover, en Baja Sajonia.

Ese sería uno de los dos casos que existirían, según NDR. Ambos habrían ocurrido en 2014. El primero de ellos afectó a un refugiado afgano de 19 años, detenido por no tener pasaporte al momento de ser controlado, un delito menor. El segundo caso ocurrió medio año después y afectó a un marroquí de 19 años, que fue detenido por viajar sin boleto en el tren y portar marihuana. En ambos casos el funcionario acusado habría abusado de los jóvenes.

Posesión ilegal de armas

En uno de los mensajes de texto que envió el policía a sus colegas dijo que el oficial superior podía oír a una de las víctimas, “que ha chillado como un cerdo”. El marroquí fue fotografiado en el suelo, con las manos esposadas y con expresión de dolor mientras es afirmado por otros dos agentes. Además, el policía, de 39 años, está acusado de posesión de armas ilegales después de que los investigadores llevaran a cabo registros tanto en su puesto de trabajo como en su casa.

“Se incautaron armas ilegales en su casa”, informó Klinge. El funcionario arriesga hasta cinco años de cárcel por el delito de lesiones físicas en el ejercicio de su cargo, además de lo que pueda sumar por la tenencia de armas. La dirección de la Policía en Hannover no quiso hacer comentarios sobre la investigación y se limitó a decir que apoyará a la Fiscalía con todos los medios a su disposición.

DZC (dpa, EFE, Reuters)