1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Políticos y empresarios buscan salidas a la crisis energética y climática

Dos capitales, un tema: en Roma y en Copenhague se efectúan conferencias en las que se aborda el problema del cambio climático. A ambas citas acuden políticos y representantes del mundo empresarial.

default

Dos conferencias más y el reloj sigue marcando el tiempo...

"El planeta Tierra no es infinito, los océanos están vacíos, el mundo cubierto por montañas de basura". Ernst Ulrich von Weizsäcker no está presente este fin de semana ni en Italia ni en Dinamarca, donde se han dado cita representantes del mundo político y empresarial para abordar dos temas que van de la mano, la protección climática y el futuro del sector energético, pero las palabras del prestigiado científico alemán, dichas en Bremen en el marco de las Jornadas Evangélicas, recuerdan que no hay tiempo que perder en esta lucha, que requiere esfuerzos y compromisos urgentes.

De Bremen a Copenhague

Irónicamente, como recuerda el profesor Weizäcker la alerta sobre los dramáticos problemas ecológicos la dio hace ya 35 años el Club de Roma, y aunque en ese periodo se han logrado avances en el sector energético, el proceso político sigue desarrollándose con una alarmante lentitud: especialmente en lo que se refiere al uso eficiente de la energía se requieren innovaciones y compromisos amplios.

Justamente la falta de acuerdo es lo que criticó en Dinamarca el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, quien en el marco de la conferencia climática, a la que asisten cerca de mil empresarios de todo el mundo, pidió una mayor responsabilidad por parte de las compañías en la lucha por la protección del clima. El problema en opinión de Ban Ki Moon es que sólo un grupo muy reducido de directivos e inversionistas ha convertido el tema del cambio climático en agenda prioritaria, y la mayor parte del resto aguarda a que otros den el primer paso.

La conferencia que se lleva a cabo en Copenhague finaliza el martes 27 de mayo con la presentación de una lista de recomendaciones para la reducción de emisiones de CO2. Además de representantes de diversas transnacionales participan en esta reunión el ex vicepresidente estadounidense Al Gore, el jefe del Consejo Climático de la ONU, Rajendra Pachauri, así como el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

G-8 de Energía en Roma

Mientras tanto, en la capital italiana inició en paralelo otra cumbre, la del G-8 de Energía que finaliza el 25 de mayo con una declaración conjunta.

La de Roma es sin duda la más importante de las reuniones, pues aquí se agrupan representantes de los principales países productores y consumidores de energía. 22 en total, entre ellos las siete mayores economías, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Canadá, Japón, Italia y Alemania, más Rusia (Grupo de los Ocho), así como Brasil, China, India, México, Sudáfrica, Arabia Saudí, Corea del Sur, Egipto, Argelia, Australia, Libia, Nigeria, Ruanda y Turquía. Todas ellas cuentan en la capital italiana con una delegación gubernamental que planteará su propia visión del problema climático y las perspectivas de futuro del sector energético mundial. Participa también el comisario europeo de Energía, Andris Pielbags, en representación de la Unión Europea.

La idea tras semejante congregación es favorecer el diálogo entre los países productores y consumidores y promover así la instuaración de mercados energéticos estables, fuentes energéticas limpias y energías renovables, ahora que golpea la crisis económica pero también después de ella.

Así, cuestiones como reducir la pobreza energética en un planeta en el que unos 2.000 millones de personas apenas tienen acceso a fuentes de energía, dedicándosele un capítulo especial y un plan de acción a África, estarán en la agenda de Roma. Buena nota de lo que en ella se dictamine tomarán los representantes de compañías activas en el sector energético reunidos en un congreso simultáneo bautizado como "Energy Business Forum". Éstos aprovecharán para hacer aportes empresariales a las propuestas políticas, con la esperanza de que suceda lo mismo en sentido opuesto.

Autor: Claudia Herrera Pahl /DPA/EPD/AFP/OTS

Editor: Luna Bolivar

DW recomienda