1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Polémico informe sobre la lucha de Nigeria contra Boko Haram

El Ejército nigeriano negó las acusaciones de un informe de Amnistía Internacional que acusa a los militares de la muerte de más de 8.000 personas durante las operaciones para combatir al grupo islamista Boko Haram.

Según un informe de la organización Amnistía Internacional hecho público este miércoles (03.06.2015), más de 8.000 personas han muerto a manos de las fuerzas armadas de Nigeria durante su campaña contra el grupo islámico Boko Haram, muchas de ellas de manera deliberada.

En un reporte de 133 páginas, la organización dijo que más de 1.200 personas habían sido ejecutadas extrajudicialmente desde marzo de 2011 y más de 7.000 habían muerto por inanición, hacinamiento, tortura y negación de asistencia médica. Según Amnistía Internacional, muchas de las víctimas fueron ejecutadas a tiros dentro de instalaciones de detención, violando las leyes humanitarias internacionales.

La organización asegura que las tropas nigerianas detuvieron a miles de hombres y niños, algunos de 9 años, en bastiones controlados por Boko Haram. Muchos fueron ejecutados o murieron bajo custodia si sus familias no podían pagar un soborno. "Estos actos, cometidos en el contexto de un conflicto armado no internacional, constituyen crímenes de guerra", dijo Amnistía, que agregó que altos comandantes militares deberían ser investigados por posibles crímenes de lesa humanidad.

El Ejército de Nigeria responde

"El Ejército nigeriano rechaza el informe de Amnistía Internacional. Es tendencioso y es una invención", declaró el portavoz de las Fuerzas Armadas, Chris Olukolade, en un comunicado publicado horas después de que el demoledor documento fuera hecho público. Según el general de división nigeriano, las estadísticas recopiladas por Amnistía Internacional "son falsas o han sido manipuladas para satisfacer un motivo oculto" y la enorme publicidad que se le ha dado a estas acusaciones "sugiere una intención de chantajear al Ejército más que una advertencia sincera".

Asimismo, Olukolade acusó a la organización pro derechos humanos de ir a por "ciertos oficiales para manchar su reputación y la del Ejército", lo cual muestra una campaña premeditada para desacreditar al conjunto del país. "La impunidad que sugiere Amnistía Internacional no tiene cabida en el Ejército nigeriano y cada oficial en el terreno es responsable de sus acciones y tiene que rendir cuentas por ellas. Hasta ahora, ninguna acusación contra aquellos señalados por Amnistía Internacional ha sido debidamente probada", prosigue el comunicado.

MS (efe/rtrla)