Polémica visita de canciller Merkel a campo de Dachau | Alemania | DW | 20.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Polémica visita de canciller Merkel a campo de Dachau

Desde distintos sectores arrecian las críticas, pues dicen que en plena campaña no es el mejor momento para este tipo de gestos.

La visita de la canciller Angela Merkel este martes (20.08.2013) al campo de concentración de Dachau, cerca de Múnich, no pasó inadvertida. No solo porque es la primera vez que una autoridad de su investidura visita el recinto, sino porque las críticas han arreciado por realizar el gesto en plena campaña para las elecciones del próximo 22 de septiembre.

Merkel estuvo una hora en el recinto, hizo un emotivo discurso, dejó un ramo de flores y recorrió los remanentes del campo junto a un grupo de sobrevivientes. Sin ir más lejos, el exprisionero de ese campo, Max Mannheimer, de 93 años, invitó a la canciller a visitar Dachau, que fue liberado en 1945 por soldados estadounidenses.

La canciller depositó un ramo de flores.

La canciller depositó un ramo de flores.

La jefa de Gobierno señaló que el recorrido por el lugar la dejaba con una extraña mezcla de vergüenza y pesar. “Lo que sucedió en los campos de concentración fue y continúa siendo algo incomprensible”, señaló. “Cada detenido en Dachau o en otros campos tenía una historia personal que fue cortada o incluso destruida”, afirmó, y añadió que “la vasta mayoría de los alemanes” no hizo nada por ayudar a los perseguidos”.

“No era el momento”

La autoridad, que estaba visiblemente conmocionada, sostuvo que era importante mantener estos recintos como memorias de un “capítulo horrible y sin precedentes de nuestra historia” y, también, como una advertencia constante contra la discriminación. “¿Cómo llegó Alemania al punto de asesinar a personas debido a su origen, su religión o su orientación sexual?”.

Tras su visita al campo, Merkel continuó con sus recorridos por Alemania en plena campaña para las elecciones de septiembre, lo que provocó malestar en distintos partidos. Los Verdes, en la figura de su líder Renate Künast, dijeron que la canciller debía tomarse en serio esta clase de actividades. “Si te tomas en serio esto, entonces no visitas un recinto así durante la elección”, dijo Künast.

Incluso la prestigiosa revista Der Spiegel criticó la idea señalando que era una visita “al lugar correcto en el momento equivocado. Un poco más de sensibilidad en la planificación no habría hecho mal”. En cualquier caso, la revista asegura que las motivaciones de Merkel parecen sinceras. De la misma idea es el historiador Wolfgang Benz, quien comentó que no parecía bien que “justo antes de una reunión bajo una carpa, pongas flores y te muestres consternado”.

Más de 200.000 personas estuvieron detenidas n Dachau, de las cuales 41.000 fueron asesinadas, murieron de hambre o por enfermedades hasta que el campo fue liberado en abril de 1945.

DZC (AFP, dpa, AP)

DW recomienda