Polémica por declaraciones despectivas sobre sudamericanos | Deportes | DW | 22.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Polémica por declaraciones despectivas sobre sudamericanos

Las declaraciones “poco amigables” respecto a Sudamérica del presidente del Bayern, tras frustrarse para su equipo el fichaje del jugador chileno Arturo Vidal, han sido rechazadas por el mundo del fútbol en Alemania.

Fußball, DFB- Pokal, 2. Runde, FC Bayern München gegen 1. FC Nürnberg am Mittwoch (24.09.2008) in der Allianz Arena in München (Oberbayern). Der Trainer des FC Bayern Jürgen Klinsmann (l) und der Manager Uli Hoeneß, aufgenommen vor Spielbeginn. Bayern gewann das Spiel mit 2:0. Foto: Tobias Hase dpa +++(c) dpa - Report+++

Uli Hoeness: El presidente del Bayern no cree en la palabra de los sudamericanos.

Uli Hoeness, el funcionario de más alto rango en la directiva del club más importante de Alemania, sentenció, tras conocer que Arturo Vidal se marchaba al Juventus Turín en vez de –como estaba previsto- sumarse a la plantilla del Bayern Múnich, hablando para el diario Bild: “Se rompió una palabra, pero por esa palabra yo no daba mucho pues un agente de Suramérica estaba de por medio. Así, yo no tenía grandes esperanzas que esa palabra tuviera valor”.

Ni corrección, ni retractación

El presidente del Bayern, de esta forma, al evadir personalizar su juicio de valor, asignó la carencia de compromiso y respeto a las promesas como característica de todos los habitantes del continente. Hoeness no aludió con nombre propio a Fernando Felicevich, representante del jugador chileno, ni a los representantes de futbolistas en general, sino a Sudamérica, donde en su concepto la palabra tendría poco o ningún valor.

Al consultar al club sobre el tema, el director de medios del Bayern, Markus Hörwick se limitó a comunicar: “así lo dijo el presidente y como lo dijo hay que tomarlo, al respecto no hay nada que agregar o aclarar”. En resumen, Uli Hoeness no se retracta de sus palabras.

“A mi no me compete decirle a Uli Hoeness que lo adecuado sería que se disculpara, pero lo que sí haré será transmitir el asunto a las directivas de la Liga, pues no es correcto tratar de esa forma a todo un continente simplemente porque hay frustración después de que un negocio no resulta”, expresó Günsel Keskinler, delegada para asuntos de integración del extranjero en la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

El Bayern es una cosa, el fútbol alemán otra

“Claro que no es bueno que una persona famosa mundialmente como Uli Hoeness, presidente del club alemán más conocido internacionalmente, hable en esos términos de todo un continente, pero también hay que tener en cuenta que él no es el fútbol alemán”, recalcó Keskinler, consciente de la magnitud que tienen ese tipo de declaraciones para la positiva imagen del balompié germano.

El delantero brasilero Cacau, nacionalizado en el país e integrante de la selección alemana, quien por su origen sudamericano fue designado como embajador de la DFB para temas de integración del inmigrante, le restó importancia a lo dicho por Hoeness: “ese es un caso aislado, fue una reacción emocional y no pienso que él quisiera generalizar y hablar mal de todos”.

Lo cierto es que tanto para Cacau como para Keskinler, ese tipo de “declaraciones emocionales” significan un obstáculo en su tarea de utilizar el fútbol como puente de acercamiento y entendimiento entre las culturas. “No hay duda que afirmaciones como la de Hoeness hacen más difícil el trabajo de integración, ellas acaban con la relación de confianza que desde el fútbol, para toda la sociedad, queremos fomentar”, señaló la delegada.

Sudamérica seguirá presente en la Bundesliga

Cacau, sin embargo, cree que pese a lo duras que fueron las palabras de Hoeness –y aunque en la región no fueron bien recibidas- éstas no tendrán mayor impacto en las relaciones entre el fútbol alemán y Sudamérica.

“El mismo Bayern ha tenido muy buenas experiencias con jugadores sudamericanos y ellos, a su vez, han tenido una positiva aceptación en la Bundesliga. Jugadores como Zé Roberto o Marcelo Bordón, ex capitán del Schalke a quien recientemente le rindieron un tributo de ídolo, son los mejores ejemplos de que Sudamérica es aceptada y estimada”.

Y tanto Cacau como Keskinler tienen razón: no importa lo dicho por Uli Hoeness, él sólo es el presidente del Bayern y no todo el fútbol alemán.

Autor: Daniel Martínez

Editor: Emilia Rojas

DW recomienda