1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Polémica por broma del presidente checo sobre fusil

Una broma del presidente checo, Milos Zeman, sobre cómo librarse del primer ministro, Bohuslav Sobotka, con la ayuda de un fusil Kalashnikov generó un gran revuelo este martes (26.01.2016) en el país. Zeman, de 71 años, hizo estas controvertidas declaraciones en una tertulia con ciudadanos celebrada en un cine de la localidad de Tisnov, al este del país.

Ante la pregunta “¿Cómo podemos librarnos del primer ministro?”, Zeman contestó: “La opción democrática es sólo una, unas elecciones libres. La no democrática es con un Kalashnikov”. El incidente pone de manifiesto las malas relaciones que existen entre el Gobierno y la Presidencia, pese a que ambas instituciones están ocupadas por políticos socialdemócratas.

Las diferencias se deben a la postura más abierta de Sobotka respecto a los refugiados, frente a la tesis presidencial de evitar a toda costa la entrada en la República Checa de inmigrantes musulmanes por su supuesta incapacidad de adaptación cultural. Tras el consejo de ministros de este martes, Sobotka reaccionó, consternado, a las declaraciones del jefe de Estado y dijo que teme por su familia.

Rechazo casi unánime

“Somos probablemente el único país civilizado donde el presidente alienta públicamente a matar al jefe del Gobierno. Yo esto lo puedo soportar, pero me importa mucho que Zeman atemoriza a mis hijos, a mi familia y amigos”, declaró el primer ministro, de 44 años. El titular de Derechos Humanos, Jiri Dientsbier, se preguntó si el máximo mandatario tenía algún límite.

“Zeman acepta públicamente un atentado contra el jefe del Gobierno. ¿Existe algún limite que no esté dispuesto a transgredir?”, señaló Dientsbier. El ministro checo del Interior, Milan Chovanec, condenó también las declaraciones de Zeman. “Chistes de mal gusto sobre el uso de armas contra representantes del Estado solo echan más leña al fuego”, consideró Chovanec en su cuenta de la red social Twitter.

Otros miembros de la coalición gobernante, como el responsable de Finanzas, Andrej Babis, y el jefe de los democristianos, Pavel Belohradek, también condenaron las palabras del jefe del Estado. Una reciente encuesta señala que el 60 por ciento de los checos está en contra de que el país acoja a refugiados. Zeman ha sido criticado por el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, por su discurso xenófobo.

El jefe del Estado checo ha sostenido que la llegada de refugiados a Europa era una “invasión organizada” y ha asistido a una marcha de un grupo ultra en el que se lanzaron proclamas xenófobas contra los musulmanes. (EFE)